37,5 horas semanales tras un mes de uso

Perdonad el chiste malo del título. Nunca he escrito una reseña tras un mes de uso y bueno… me hacía ilusión hacerlo. Claro que esto es un hábito y no un aparato tecnológico, pero bueno. Me permitiréis la licencia.

Hace un tiempo conté que tenía pensado implementar en mi día a día lo que dice la normativa para los docentes en cuanto a horario. Los funcionarios tenemos que trabajar 37,5 horas a la semana, lo cual equivale a 7 horas y media al día.

(más…)

Algunos profesores me complicaron la vida como estudiante

Llevo cuatro años metido en la profesión docente y no he parado de trabajar en ningún momento. Siempre estoy leyendo, haciendo apuntes o algún recurso, todo con el objetivo en mente de facilitarle la vida a mis alumnos, que tengan herramientas suficientes y variadas para afrontar el estudio.

(más…)

Dudas de un docente novato

Con mi problema de vista, ¿harán conmigo los niños lo que les dé la gana? ¿Harán chuleta? ¿Me haré respetar? ¿Tengo que ser más estricto en clase? ¿Les doy buen nivel para el curso en el que están? ¿Tendría que insistir más en ciertos puntos? ¿Llegarán prepararos para el curso que viene? ¿Cómo puedo explicar mejor la parte de lengua? ¿Se les hará muy pesada la parte de literatura?

Mi itinerario docente

Mi itinerario docente (si tal cosa existe) siempre fue, primero, explicar bien mi asignatura y, después, hacer proyectos y actividades innovadoras siempre que pudiera. Y siento que me estoy aproximando a ese objetivo.

Desde el primer curso he planteado vídeos, exposiciones, etc. como actividades extra. Este curso no es menos, sobre todo en cuarto de ESO, que es el nivel donde tengo más grupos. Eso sí: esas actividades que se salen algo del tiesto siempre están enfocadas a la literatura. ¿Habrá algún método de explicar gramática y sintaxis de un modo atrayente que yo pueda adaptar a mis clases?

Por otro lado, poco a poco me hago apuntes, antologías de textos y esquemas para centrarme menos en la parte teórica y tener soltura explicando. Tener un blog como repositorio de recursos también ayuda bastante.

Eso sí: con el estrés de estos primeros años de trabajo decidí que no vivo para trabajar. Haré todo lo que pueda lo mejor que pueda, pero no voy a excederme.