De vuelta

Salí de trabajar antes de lo que me esperaba después de una soporífera tarde. Volví a casa con un cielo que se dividía entre el atardecer y el anochecer; inevitablemente, ganaría el segundo. Estaba con un ánimo sorprendentemente bueno después de una larga semana de correcciones, curso intercalado y horario desagradecido. Pasé el semáforo, uno de tantos, aprovechando los cinco segundos que, de mala gana, ceden al peatón. Tan solo tenía ganas de llegar a casa, dar un abrazo a la persona que allí esperaba, preparar la mochila para ver a otra que esperaba en otro sitio diferente e ir a ver una película que, quizá, me parecerá horripilante. Y, por primera vez en mucho tiempo, tenía ganas de expresar esta sencilla escena de la tarde con un texto con ánimo de ser literario.

Segunda participación en Wintablet

En 2015 participé en el programa 41 de los Hangouts de Wintablet.info, el cual tenéis enlazado en la página de Colaboraciones. Recientemente he añadido otra participación en el mismo lugar: Hangout 66 sobre privacidad, y una entrada recopilando enlaces sobre el tema.

Os sugiero que os paséis por Wintablet. Hablan poco de software libre, que es el tema que más suelo tratar en este blog, pero si os gusta la tecnología podréis encontrar debates interesantes.

Limpieza digital

De vez en cuando hago un repaso por las contraseñas que tengo guardadas en KeePassX (el software libre para gestionar contraseñas que decidí usar hace algunos años) y ver si hay algún servicio que ya no use.

Efectivamente, había servicios que habían cambiado o que ya no existían, otros cuyo correo electrónico estaba anticuado (he cambiado de correo varias veces en poco tiempo) y otros que no había apuntado. Así que me he dedicado a hacer un poco de limpieza, tanto en las contraseñas como en el correo.

Es una actividad que hago muy de tarde en tarde (una vez cada año o año y pico) pero necesaria para tener la vida digital un poco más organizada.

Cita: Daniel Pennac

  • El derecho de no leer un libro.
  • El derecho de saltar las páginas.
  • El derecho de no terminar un libro.
  • El derecho de releer.
  • El derecho de leer lo que sea.
  • El derecho al Bovaryismo (enfermedad textual transmisible).
  • El derecho de leer donde sea.
  • El derecho de buscar libros, abrirlos en donde sea y leer un pedazo.
  • El derecho de leer en voz alta.
  • El derecho de callarse.

Derechos del lector, Como una novela

Internet, ¿cada vez más descontrolado?

Últimamente no paro de encontrarme artículos y noticias que me hacen saltar todas las alarmas. Ese internet con el que tanto he aprendido cada vez hay más cabreos, más extremismos, más intolerancia, menos respeto y lo que es peor, menos responsabilidad ante lo que uno escribe o hace. Lo cual es verdaderamente chungo en una era en lo que se nos conoce por nuestro nombre real.

Continuar leyendo “Internet, ¿cada vez más descontrolado?”

Sábado de carnaval

Esta entrada debió publicarse el domingo 26 de febrero, cuando escribí el borrador.

Este año, después de muchos, me pasé por el sábado de carnaval, de noche, y lo que encontré fue mucha gente, calles asquerosas, pocas agrupaciones y, en los tablaos donde había grupos cantando, gente directamente ignorándolas.

Continuar leyendo “Sábado de carnaval”

Hay mucho que decir sobre YouTube

YouTube constituye hoy en día una subcultura internetera por sí mismo. Yo he tardado en entrar (empezaría a ver vídeos de youtubers populares allá por 2015) y es un tema del que, después de ver bastantes vídeos, me apetece escribir porque hay muchísima tela que cortar.

Esta entrada debe leerse teniendo a la vista que YouTube es solo una herramienta: ya luego la empresa, el algoritmo o lo que sea se encargará de dar publicidad a los más visitados, pero eso no define la naturaleza de la plataforma. Hay videotutoriales y muchísima gente creando contenido original de calidad. Los pensamientos que aquí expongo se refieren siempre a la lista de más populares en YouTube España.

Continuar leyendo “Hay mucho que decir sobre YouTube”

Cita: Fernando Quiñones

A mí me suena la política a un forcejeo y al egoísmo, que cada uno va a lo suyo, mujer, ¡a lo suyo!: que el mundo es malo cuando lo que más le gusta a la gente es mandar, y eso es lo que le gusta a medio mundo, ya está. Por no decirte entero. (…) Y los de arriba… los de arriba se entienden entre ellos y los pobres no se enteran de na, no se enteran na más que de lo que les quieren decir, a ver si es mentira.

Las mil noches de Hortensia Romero