Las mujeres con caderas anchas no existen

Cuando mi novia va a comprar ropa se representa delante de mí un verdadero drama. Siempre acaba en el mismo punto: probándose mil prendas, sintiéndose gorda, con media depresión encima y, si los astros se alinean, con una o dos de las muchísimas prendas que se probó. Y seguramente haya tenido que dejar varias tiendas atrás por el hecho de que los pantalones no le suben de las caderas.

¿El problema? Mi novia tiene las caderas anchas. Y no está gorda. Algún kilillo le sobra, pero nadie diría que mi novia está gorda.

(más…)

La libertad de expresión carnavalesca

Creo que no es ningún secreto que la libertad de expresión se encuentra en un momento delicado en nuestro país; algo, en mi opinión, bastante lamentable viendo el historial que tenemos. Acabamos de salir, como quien dice, de una dictadura donde se perseguía la libertad de expresión, que era castigada con cárcel o muerte. Hoy no hay tales penas, pero sí el escarnio público e incluso la posibilidad de quedarse sin trabajo, lo cual lleva a la autocensura, que es el peor tipo de todos: el miedo al qué dirán.

(más…)

Autocensura impuesta

La corrección política se nos come. Es un hecho cada vez más patente que estamos llegando a un sistema totalmente intolerante a la expresión de ciertos pensamientos porque cada vez hay más gente ofendida por cada vez más razones, y las redes sociales se han convertido en un deleznable altavoz para esta nueva ola de gente con la piel fina. Bajo estas circunstancias hemos llegado a un punto en el que nuestros abuelos, aquellos que lucharon por conseguir la libertad de expresión y que realmente arriesgaron su vida para conseguirla, se sorprenderían del punto al que hemos llegado.

(más…)

El arte de dormir en el autobús

Cada vez que me subo en un autobús, me duermo. Es automático. Todos los días tengo 40 minutos de viaje, y a no ser que me ponga a leer o a escuchar podcast, me duermo, como muy tarde, a los 20 minutos. Y sólo me funcionan esos dos métodos. La música también me duerme. Pero muchos días soy yo quien quiere dormirse… y dormir en el autobús tiene sus trucos y sus reglas. Dormir en el autobús es un arte.

(más…)

El carnaval de Cádiz, un arte muy menospreciado

Como imagino que sabéis, he nacido y crecido en la provincia de Cádiz. Esto me ha hecho estar en contacto desde muy pequeño con su carnaval, un arte en el que se aúnan muchísimas disciplinas. Y sí, lo considero arte. En esta entrada voy a hablar un poco sobre esta fiesta, y por qué está tan menospreciada.

(más…)

Una nota lingüística sobre el asunto de Cataluña

Estamos viviendo unos tiempos extraños con el tema del independentismo catalán. Un referéndum no vinculante montado de cualquier manera, Independencias que duran ocho segundos, boicots a productos catalanes, moossos y policías incómodos… Es una situación durísima y muy compleja de la que no me atrevo a hablar en profundidad porque no tengo ni la formación necesaria ni las ideas tan claras como para

(más…)

Escritores en tiempos de redes sociales

Permítanme que les diga, así en confianza, que, según mi experiencia, los escritores y poetas tienen un ego superior a la media. Si esto ha sido así en épocas anteriores, hoy en día, con el contacto directo con los lectores que proporcionan las nuevas tecnologías, es algo que queda más patente que nunca.

(más…)