El corto ‘El orden de las cosas’ y la educación pública

Echando un rato en redes sociales me encuentro con este mensaje de Maestro Salieri que a su vez enlaza un artículo suyo en El Común donde cuenta un episodio ocurrido en su instituto el pasado 25N.

Según nos cuenta, en su centro se iba a proyectar para todos los niveles el cortometraje El orden de las cosas, un cortometraje con una fuerte carga simóbila y un mensaje muy contundente respecto a ese tema. Al parecer hubo quejas y los profesores, por evitar problemas, decidieron proyectarlo solo desde cuarto de ESO en adelante.

Todo esto me ha llevado a algunas reflexiones que paso a plasmar aquí.

Leer más …

Las mujeres con caderas anchas no existen

Cuando mi novia va a comprar ropa se representa delante de mí un verdadero drama. Siempre acaba en el mismo punto: probándose mil prendas, sintiéndose gorda, con media depresión encima y, si los astros se alinean, con una o dos de las muchísimas prendas que se probó. Y seguramente haya tenido que dejar varias tiendas atrás por el hecho de que los pantalones no le suben de las caderas.

¿El problema? Mi novia tiene las caderas anchas. Y no está gorda. Algún kilillo le sobra, pero nadie diría que mi novia está gorda.

Leer más …

El andaluz no es un idioma

Actualización (2020/08/13): Me he dado cuenta muy tarde de que en la entrada mezclo dos temas diferentes: el acento andaluz y el andaluz como un idioma. Después de reflexionar gracias a los comentarios, he llegado a la conclusión de que el doblaje con acento andaluz me chirría solamente por la falta de costumbre. Sin embargo, respecto al tratamiento del andaluz como un idioma diferente del español me mantengo en mi postura.

Resulta que en el MairenaGO! 2018, Mercedes Hoyos dijo que los andaluces tienen que dominar el castellano, porque “todo se dobla en castellano, no en andaluz, desgraciadamente”, plantando de nuevo el debate sobre qué narices es el andaluz.

Leer más …

La libertad de expresión carnavalesca

Creo que no es ningún secreto que la libertad de expresión se encuentra en un momento delicado en nuestro país; algo, en mi opinión, bastante lamentable viendo el historial que tenemos. Acabamos de salir, como quien dice, de una dictadura donde se perseguía la libertad de expresión, que era castigada con cárcel o muerte. Hoy no hay tales penas, pero sí el escarnio público e incluso la posibilidad de quedarse sin trabajo, lo cual lleva a la autocensura, que es el peor tipo de todos: el miedo al qué dirán.

Leer más …