Batallitas del podcaster cebolleta

A lo tonto llevo desde 2007 grabando pódcast. ¿Me puedo llamar podcaster veterano? Vamos a suponer que sí y en esta entrada os voy a contar cómo ha evolucionado el medio y cómo he evolucionado yo con él.

El podcasting en 2009

Cuando empecé con esto era 2007. Mis amigos y yo decidimos comenzar un programa de carnaval al que bautizamos como Radio Al compás. Por entonces yo ni siquiera sabía que se llamaba pódcast: fue en 2009 cuando empecé a entrar en contacto más en profundidad con este mundillo.

Aún recuerdo los debates de aquel entonces. Se hablaba de endogamia porque eran los mismos los que participaban en los programas de sus amigos, una época donde era habitual que se reunieran tres para hablar de algún tema que les gustara, sin mucha preocupación por el sonido. La mayoría eran programas sin ningún tipo de pretensión.

Uno de los temas que creaba controversia era la misma definición de pódcast. Por entonces se hablaba de que un pódcast no podía llamarse así hasta que no hubiera publicado cinco episodios. También se decía que los audios republicados desde la radio no eran pódcast auténticos.

Luego estaba el asunto de la maldita monetización. Ya por entonces la pregunta de cómo ganar dinero con los pódcast provocaba posturas encontradas, incluso había quien defendía que no se debía ganar dinero con el pódcast.

El estado actual de la cuestión

Hoy en día todos estos debates están ya más que superados.

Respecto a la definición, muchos aprendieran a las bravas que pódcast son tan solo archivos de audio distribuidos mediante un sistema de sindicación, que es justo la definición más básica del medio. Da igual de dónde vinieran y da igual cuál fuera ese sistema de sindicación. Hoy en día hay pódcast que se distribuyen en un único sistema.

Por otro lado, muchos intentan ganar dinero con su pódcast, y algunos incluso lo consiguen. En algunos casos usando el mencionado sistema de exclusividad, como los iVoox Originals o Podimo. Otros buscan patrocinadores o usan publicidad, como la que permite Spreaker. Las fórmulas son muchas y variadas.

Mi evolución en el podcasting

Mi podcast, Radio Al compás, siempre fue un programita sin mayores pretensiones. Antes de 2009 publicaba los audios en un servidor de descarga directa, y por supuesto no había feed RSS. Por otro lado, el método que usaba para grabar era una cámara de fotos digital colocada en medio de una mesa.

Una cámara de fotos. Os podéis imaginar la calidad de audio.

En 2009 comenzamos a usar servidores de alojamiento de audio y a ofrecer feed RSS para que los oyentes se suscribieran. Unos años después, y varios proveedores de hospedaje después (esto daría para una entrada aparte), pasamos a una grabadora de sonido baratita y la cosa mejoró bastante.

Además descubrí la existencia de Levelator, que palió en parte uno de los problemas de edición más grandes que tenía al ser un pódcast con audios externos: el volumen. Había que escuchar Radio Al compás con el dedo puesto en la rueda de volumen porque fluctuaba muchísimo.

Yo dejé el programa en 2013, pero mis compañeros siguieron hasta 2016.

Después de mi incursión en Divagaciones entre 2018 y 2019, en junio de 2020 mi amigo El Pater y yo volvimos a los micros para grabar Radio Al compás. Os lo conté por aquí. Sin embargo, mucho había cambiado desde la etapa anterior.

Ya no éramos esos chavales sin medios, nuestros intereses eran otros, y mis conocimientos sobre audio habían evolucionado bastante. La edición de los audios iba a ser muy diferente.

Conclusión

He hecho un resumen muy resumido de la evolución del podcasting en España. Podría haber ahondado más en algunos puntos, pero no es el objetivo de esta entrada.

Podemos concluir que los pódcast son hoy en día un medio más para disfrutar de contenidos que puedan gustar a los usuarios. Es algo con lo que solo podíamos soñar en 2009, pero a día de hoy hay muchísimos oyentes de pódcast por todo el mundo.

¿Y cómo se une el cambio del medio con mi evolución en el mismo? Para descubrirlo tendréis que esperar unos días a que publique una segunda entrada sobre podcasting.

Leave a Comment