Escalones sin franja

Escaleras

Te propongo un pequeño reto, lector. Cunado vayas a cualquier edificio, fíjate si los escalones tienen una franja amarilla, de cualquier otro color llamativo o, al menos, que el principio de las escaleras tengan una textura diferente, algo que avise de que ahí empieza una escalera.

Yo pensaba que esto era algo así como la base de cualquier edificio, pero resulta que cuando voy a un edificio administrativo o de reciente creación, rara vez encuentro alguna señal como las que comento.

En este aspecto mi resto visual es suficiente para distinguir los escalones en circunstancias normales, pero hay escaleras en las que es realmente difícil a la hora de bajar. Escalones moteados donde no hay diferencia clara entre un peldaño y otro o simplemente de un color liso.

Esta falta de señalización lo que me causa es una sensación bastante innecesaria de que me voy a caer por la escalera de un momento a otro y una pérdida de tiempo también innecesaria dando pasitos muy cortos para aproximarme con seguridad al principio de la escalera. Una vez empieza, si no tiene escalones en las intersecciones entre un piso y otro, es bastante sencillo.

E insisto: mi resto visual es suficientemente bueno en la mayoría de casos. No me quiero imaginar los problemas que puede tener una persona mayor o alguien con menor resto visual. Un problema que se puede solucionar con pintura o una pegatina con una textura diferente.

Por suerte, en la calle la mayoría de pasos de peatones sí tienen la textura diferente, pero es curioso ver cómo a veces los políticos se dan golpes de pecho con la movilidad (leí una noticia de un ayuntamiento que puso una rampa en la puerta principal cuando en la trasera ya había una, lástima que no logre situarla) mientras la descuidan en tantos otros pequeños aspectos igual de importantes.

Imagen: Milan Stairway, CC BY

4 opiniones en “Escalones sin franja”

  1. Qué curioso. La verdad es que no me había fijado antes en este detalle de las franjas con colores o texturas que destaquen como “aviso” del principio o fin de una escalera. Me fijaré mucho más en ello a partir de ahora, pero sí creo recordar que es algo bastante habitual.

    Algo un poco relacionado (pero no mucho) con este tema en lo que sí me había fijado bastante es en la manera tan desorganizada y poco intuitiva en que se construyen las calles y edificios más “modernos”. Las aceras y carreteras están prácticamente todo con los mismos colores y texturas, de forma que resulta confuso saber dónde pueden pasar peatones y dónde sólo los coches. A veces resulta confuso incluso con los pasos peatonales, aunque generalmente estén mejor señalizados. En mi caso esto no me supone grandes problemas más allá de la incomodidad, confusión y sentimiento de inseguridad al caminar por ahí con miedo a “ir por donde no debo” o a que pueda cruzarse un coche por medio. Para gente con ciertas dificultades visuales imagino que también resultará bastante problemático, especialmente en los escalones, que normalmente suelen ser claramente visibles por los bordillos pero no tanto en algunas zonas.

    Por otro lado, debo decirte que me está gustando mucho esto de que te animes a escribir entradas sobre estos temas. Y no lo digo como pensando “ay, pobrecito” ni como muestra de admiración (también leí tu otra entrada reciente :P), sino mas bien porque vienen muy bien para entender mejor los retos y problemas que supone para gente con esas ‘deficiencias visuales’ el enfrentarse a ciertas situaciones que para la mayoría de gente es algo tan cotidiano y simple. Gracias por escribir sobre estos temas y abrirte de ese modo :)

    1. Es bastante habitual, pero hay flagrantes excepciones donde esta indicación no existe.

      Lo que comentas de las carreteras es cierto: hay algunas donde no se sabe muy bien dónde termina la carretera y dónde empieza la carretera. En ese caso lo que hago es mantenerme en un lateral lo más pegado a la pared posible.

      Me alegro de que te gusten este tipo de entradas. A partir de ahora, cada vez que me venga a la mente un caso como este, lo publicaré para que sirva para una pequeña reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *