El culto al cuerpo

Mujer culturista de espaldas

Hace un tiempo me recomendaron un Informe Robinson llamado Cuerpos al límite. En este documental hablan Arnold Schwartzenegger, dos culturistas y una persona que padeció adicción a los anabolizantes. Este tipo de adicción es muy poco conocida y muy poco tratada, puesto que, al contrario de la drogadicción «común», no está nada visibilizada.

La intención con esta introducción no es otra que animaros a ver el documental para entrar en contacto con este tema, porque de lo que os quiero hablar es de este culto al cuerpo y los que yo, sedentario con sobrepeso, considero que son los límites; tan solo unas notas dispersas sobre este tema.

Ya dije (y una reacción a esa entrada es lo que me anima a escribir estas líneas) que quiero bajar de peso. Para ello lo que voy a hacer es controlar lo que como, principalmente no picar entre horas. Hace un tiempo estuve a dieta, pero la suma de prolongarla demasiado y el estrés hicieron que acabara mal anímicamente. Aunque no puedo decir que la otra vez me lo tomara demasiado en serio, esta vez quiero hacerlo de un modo más relajado.

En este momento no peso tanto como cuando empecé la dieta, pero me sobran algunos kilos. Lo que quiero es estar más acorde con mi «peso ideal» aunque no llegue a alcanzarlo, porque así me sentía muy bien la otra vez; no es solo una cuestión estética (aunque obviamente, influye). Mi interés no es por estar más guapo sino por sentirme mejor.

Las personas a las que les gusta verse fuerte y se preparan para ello me merece el mismo respeto que cualquier otra persona que persigue su objetivo. Dicho esto, si tuviera las ganas y el tiempo (o quisiera sacarlos) para hacer dieta y deporte en serio, tengo muy claro dónde estaría mi objetivo y, desde luego, no es ni mucho menos lo que se ve en la imagen que encabeza esta entrada o en el vídeo.

Si dedicara mi tiempo a cultivar mi cuerpo, lo máximo a lo que llegaría sería a estar en mi peso y tener el cuerpo medianamente definido. Pero nada más. Me causa rechazo estético ver a personas tan musculosas (la mujer que aparece en el vídeo no es fea pero…), me parece llevar el cuerpo a un extremo algo antinatural, incluso si esa musculatura se consigue de forma natural con entrenamiento.

Actualmente hay varios frentes que chocan en este punto. ¿Cuál es el estándar actualmente: un cuerpo muy definido o una estética más natural? Por una parte, los héroes de acción actualmente no están tan musculosos como Schwartzenegger en su época, están más bien en esa definición que comento o un poco más allá: dan la impresión de que se cuidan, pero no de hincharse a anabolizantes. Sin embargo, el canon estético ahora mismo son los cuerpos que se ven en algunos programas donde se ven todos los cuerpos idénticos y que pueden llevar a malos hábitos para los adolescentes que quieran conseguirlos.

El culto al cuerpo no me parece algo negativo por sí mismo pero, como en todo en esta vida, hay que ponerse unos límites e informarse sobre qué prácticas llevar a cabo y cuáles no, asesorarse bien con expertos que hoy, por suerte, ya hay. Un cuerpo bonito no tiene por qué ser necesariamente musculoso hasta el extremo.

Imagen: Female bodybuilding, CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *