Enamorado de Gemini

La web actual tiene muchos problemas, perfectamente visible para cualquiera que invierta algo de tiempo en su navegador. Hoy os vengo a presentar una alternativa al internet habitual.

En los 90, antes del auge de la World Wide Web, había un protocolo llamado Gopher. Ese protocolo, aunque sea muy antiguo, aún tiene sus usuarios. Gemini es un nuevo protocolo que nace en 2019 y que busca ser un término medio entre Gopher y la WWW. En Genbeta publicaron un artículo donde explican lo fundamental.

Algunas de sus ventajas:

  • Es privado. La conexión con cada sitio requiere una cetificado. Por otro lado, no se ejecuta ningún tipo de script en la parte del cliente, con lo que no hay seguimiento de ningún tipo ni llamadas a sitios externos.
  • Sencillo. Se basa completamente en texto. Para ver cualquier tipo de multimedia, como imágenes o sonido, hay que pulsar específicamente un enlace (a no ser que el navegador ofrezca una opción de visionado directo).
  • Fácil creación y mantenimiento. Las páginas se basan en archivos de texto plano con una sintaxis parecida a Markdown pero aún más simple.

Algo que me gusta muchísimo es que cada navegador aplique su propia forma de mostrar los sitios, e incluso dan opciones al usuario para configurar el aspecto a placer.

Gemini es el sueño hecho realidad para quienes concuerden con el manifiesto contra el diseño web. Es como usar una hoja CSS personalizada para navegar por la web como propone el manifiesto, solo que más directo y accesible.

Se puede argumentar que Gemini es prácticamente lo mismo que tener un generador de sitios web estáticos como Jekyll o Hugo, incluso más limitado porque Gemtext ni siquiera admite negritas en su sintaxis. Y no tengo nada que contraargumentar al respecto.

Lo único que puedo replicar es que no conozco ningún hosting de sitios web estáticos más allá de GitHub Pages o parecidos, que requiere lidiar con otro tipo de tecnologías que, en lo personal, me dan bastante pereza.

Realmente hay poca diferencia entre un sitio Gemini y una página escrita en HTML puro, con la pequeña salvedad de que ya apenas hay páginas escritas en HTML puro.

¿Por qué me he enamorado de Gemini entonces, si yo mismo reconozco que es lo mismo que un sitio web sencillo?

Porque para mí ha supuesto un paradigma totalmente diferente a lo que solemos encontrar en la WWW, porque me parece bonito tener un espacio propio para esas webs personales pequeñitas, y porque conozco varios lugares que ofrecen hospedaje.

A los sitios de Gemini se les conoce como «cápsulas», supongo que tendrá que ver con la explicación espacial que dan en Genbeta.

Mi cápsula Gemini está en un servicio llamado flounder.online. Este servicio ofrece un acceso SFTP desde el que crear y administrar los archivos .gminecesarios para generar el sitio.

Se ha convertido en un lugar donde dar rienda suelta a mi Diógenes digital. Podría tener lo mismo perfectamente en este blog, pero a la hora de gestionarlo no tiene nada que ver con conectar por SFTP y modificar o crear un archivo .gmi que ir al panel de administración de Wordpress y crear o modificar una página. Lo primero es mucho más directo.

Sin embargo, hay un detallito que terminó de animarme a usar Gemini. En este protocolo existen los gemlog. Un gemlog es un blog pero en Gemini, sin más. Y ese detallito es que existen feeds Atom de los gemlog, por lo que no hace falta ir de una cápsula a otra para revisar si hay novedades. Hay navegadores para el protocolo Gemini, como Lagrange, que incluyen formas para suscribirse, o hacerlo directamente desde un lector de feeds.

Por último, cabe destacar que existen formas de ver una cápsula Gemini desde la web habitual. El servicio que yo uso para alojar mi cápsula ofrece las dos maneras, y quienes gestionan su propia cápsula instalan un proxy para hacerlo.

Lo único que echo en falta es que no es posible dejar comentarios en una entrada de gemelog. No sé si es una característica que vayan a añadir, pero hay navegadores como Lagrange que permiten crear una identidad para cápsulas concretas, no lo veo algo excesivamente complicado a nivel tecnológico.

En resumen, si le preguntas a los usuarios convencidos del protocolo, te dirán que hace falta un internet diferente donde no exista tanto seguimiento de usuario y con navegadores más sencillos que no consuman tantos recursos, pero para mí, sin negar todo esto, es una forma sencilla de mantener un sitio web simple, más rápido de gestionar que este blog.

Debo decir, para terminar, que el contenido más elaborado que escriba estará disponible en ambos lugares, pero es cierto que mantengo un diario y un «baúl de enlaces» que me es mucho más productivo mantener allí.

Os dejo algunos enlaces por si queréis investigar el mundillo de Gemini.

Leave a Comment