En torno al carnaval como negocio y la difusión de autores

El carnaval de Cádiz lleva muchos años teniendo un fuerte componente de negocio. Sin embargo, este aspecto ha ido cambiando y ampliándose a lo largo del tiempo. 

Empezaré por lo más básico: hay grupos que viven de cantar, tienen una persona encargada de los contratos, etc. Y no es algo nuevo: agrupaciones de Paco Alba y Pedro Romero fueron por toda España a cantar sus coplas. Esto, evidentemente, va asociado a festivales de carnaval en los que las agrupaciones se quedan con parte de la entrada, y no es raro que un grupo cante en un local. 

Por otro lado, de siempre se han vendido disfraces, pitos de carnaval, camisetas y demás merchandising de las agrupaciones, además de los libretos y los discos. 

Sin embargo, como dije en la introducción, de unos años a esta parte, este negocio ha ido mucho más allá, y el hecho de que hayan aparecido tantas novelas publicadas con tan poco tiempo entre unas y otras es un claro indicio de ello, idea que se ve potenciada por otros tipos de objetos, como la agenda del carnaval

A mí siempre me ha gustado la difusión del carnaval de Cádiz, no por nada me embarqué con unos amigos en la creación de un blog sobre carnaval cuando en internet había muy pocas páginas dedicadas al asunto, y un podcast cuando en España casi ni se conocía el concepto. 

No soy contrario a que se difunda la fiesta, al contrario: cuanta más gente la conozca, mejor, puesto que en el carnaval de Cádiz se unen muchísimas artes para crear agrupaciones año tras año. Poesía, música, interpretación, teatro, maquillaje, vestuario, publicidad… todo eso tienen que controlar las agrupaciones más punteras de hoy en día, y me encanta que más gente lo conozca y lo valore. 

El problema viene cuando solo se difunden las agrupaciones de los cuatro autores de moda.

Muy pocos autores copan la atención de muchísima gente que se hace llamar aficionada o que no conoce la fiesta. Para comprobar esto basta con mirar algunas páginas de la agenda enlazada anteriormente: no aparece ninguna efeméride de autores más antiguos o menos conocidos. 

Esta atención a los autores más conocidos está bien porque siempre tiene que haber una puerta de entrada. El problema que veo es que muchos se quedan ahí (tanto nuevos aficionados como quienes ofrecen los productos), y un problema mayor es pensar que el carnaval se limita a esos nombres.

Como digo, los autores y grupos de carnaval hacen una agrupación cada año. Tengamos en cuenta que producir un disco de música suele llevar dos años. Vale que la exigencia de producción no es la misma, pero el grado de exigencia de una agrupación puntera de carnaval tampoco es para tomárselo a broma. 

Es simplemente injusto pensar que el carnaval se limita a unos pocos nombres cuando hay tantísima gente haciendo auténticas obras de arte cada año. Todo el carnaval no es arte, pero hay mucho arte en el carnaval que es despreciado, normalmente por desconocimiento. Si ese desprecio viene de quienes se hacen llamar aficionados o de quienes difunden el carnaval, es doblemente injusto.

Es más: hay quien piensa que entiende de carnaval por conocer los cuatro autores de moda, y no escuchan o se niegan a escuchar carnaval más antiguo.

Yo no soy un gran conocedor del carnaval de Cádiz. Lo conozco prácticamente por contexto, y si hago el blog y el podcast es para acercarme a este mundillo. Sin embargo, conozco muchísimos más nombres de los que se suelen mover en la capa más superficial de las redes y el merchandising carnavalesco.

Y este es el punto al que quería llegar: ¿por qué no aprovechan ese tirón y difunden la obra de otros autores? ¿Por qué quedarse en lo mismo de siempre? Que no digo yo que dejen de difundir a los más conocidos, que también merecen difusión, ni centrar una línea de productos en Fletilla cuando ya casi nadie conoce a Fletilla (y eso que es conocido…). Sé que el mundo no funciona así. Pero me parece una oportunidad perdida de acercar a más gente a un carnaval diferente, en muchos casos más auténtico que el que promueven ciertos autores punteros. 

Baste ver que algunos autores no nombran a Cádiz en todo su repertorio por ser más complacientes con el público foráneo.

Toda difusión al carnaval de Cádiz es bienvenida, pero si lee esto alguien que piense iniciar un proyecto o lanzar productos relacionados con carnaval (cosa que dudo), le pediría que dé cabida también a esos autores más desconocidos. Hay mucho y muy bueno dentro de la fiesta, y para muchos chavales el carnaval de hace 20 años ya es antiguo, cuando a todos los efectos, hace 20 años era ayer.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.