Programas de escritura (I): Introducción

Esta es la primera de una serie de entradas sobre programas y formas de escribir textos y documentos.

En esta entrada hago una pequeña introducción sobre el tema.

Una innecesaria introducción sobre programas de escritura

No escribo tanto como me gustaría. O, por decirlo de una forma más precisa, no escribo tanta ficción como me gustaría. Ni recuerdo cuándo fue la última vez que escribí un relato. Tengo unos cuantos borradores por ahí.

De hecho, incluso mi producción de no ficción (léase «entradas para este blog» y «documentos académicos») se ha reducido bastante desde que soy profesor de Secundaria. Mi trabajo requiere muchas horas de investigación y preparación, pero poco relacionado con la creación de textos más o menos complejos.

El caso es que siempre me ha gustado escribir. Desde que comencé con esto de internet he pensado que el escrito es mi medio natural para expresarme, por más que en ocasiones haga incursiones en el audio o en el vídeo. Por eso cada tanto investigo las novedades en el mundillo de la producción de textos.

Es algo que me sorprendió en su momento. ¿De verdad existen programas dedicados exclusivamente a la escritura? Hay que entender la escritura como algo más allá de un blog o relatos cortos, claro: para eso sobra con un bloc de notas.

En su momento descubrí que sí, y además bastantes. Y aunque yo ya conocía algunos programas para escribir novelas y documentos académicos, a raíz de un programa del que os hablaré en esta serie de entradas, últimamente he estado indagando sobre la escritura de guiones, un tema que me era muy desconocido y en el que también se puede rascar bastante.

El mundo de la creación de textos es apasionante, y en esta serie de entradas os voy a contar lo que sé al respecto.

Eso sí, no hay que perder de vista lo siguiente: no soy más que un usuario con un cierto grado de entusiasmo con el tema, no soy ningún programador, ni académico, ni novelista, ni nada relacionado con el texto a un nivel que me permita tener un conocimiento profundo sobre el asunto.

Lo que hago con los temas sobre los que investigo es picotear de aquí y de allá, y luego relatar mi experiencia, sin más pretensión que dejar esta por escrito y, quizá, dar a conocer algo que sea de utilidad para el lector.

Toda esta serie de entradas se puede considerar una continuación y ampliación de lo que conté hace tiempo sobre maquetar documentos. De hecho, habrá puntos que se repitan: la única razón para contarlo de nuevo es simplemente porque me apetece.

Avance

En la siguiente entrada hablaremos sobre el programa más conocido sobre escritora en general y de escritura de guiones en particular.

Imagen: PXHere, CC0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.