Acercar a los niños a otras sexualidades

Actualización (02/2021): Aunque sigo viendo el negocio en el asunto, la pregunta final a día de hoy no me parece pertinente: por supuesto que está bien acercar a los niños a otras sexualidades, normalizarlas y darlas a conocer. Pero es importante que se haga con buen tino y no como un panfleto ideológico.

Estamos en un momento en el que ciertos sectores de la sociedad le están dando cada vez más importancia al tema de la sexualidad y la identidad de género, y es algo que poco a poco va llegando (o hacen llegar) a las edades más bajas. Tanto es así que últimamente estamos viendo cómo este tema llega a asuntos que son propios de los niños.

El caso más cercano lo hemos tenido aquí en España: hubo una gran polémica en Madrid debido a que había una carroza con drag queens. No hacían ningún espectáculo sexual, solamente saludaban a los niños, pero el hecho de ser drags ya provocó muchísimos comentarios en contra. El Ayuntamiento de Madrid, desde que está bajo los mandos de Podemos, ha tenido ya bastantes gestos en favor de la diversidad de género: hay carteles en contra del despatarre (del cual ya os hablé) e incluso hemos escuchado a la alcaldesa hablando de “todos, todas y todes“.

Otro ejemplo. Llevamos unos cuantos años en los que se rumorea y se pide que Disney tenga una princesa lesbiana. Algunos piden que sea una princesa nueva, otros piden que se le dé una novia a Elsa, de Frozen. Esto supone que el asunto llegue a uno de los medios más importantes para los niños, porque todos sabemos que cuando son pequeños, si les da por una película la ven una y otra vez. Y no es algo descabellado porque Disney ya ha hecho un par de acercamientos a este tema: baste recordar el Lefou homosexual de La bella y la bestia en imagen real, o algunos ejemplos en series.

Esto me genera bastantes dudas. Por una parte, creo que alguien debe dar el primer paso para normalizar esto, y por lo tanto es algo positivo porque así se acostumbra a los niños desde pequeños a que vean la diversidad sexual que existe, que no solo vean parejas heterosexuales más allá de su entorno sino también en televisión.

Por otro lado, uno no puede evitar cuestionarse los motivos de que esto esté tan en boga. Evidentemente es una respuesta oportunistas a tantísimos grupos de presión que hay en todo el mundo, Disney como gran empresa simplemente responde para parecer más moderno ante sus ojos y ganar más dinero. Es puro oportunismo y buenismo.

No sé si para Disney es una buena estrategia, porque ya han intentado con los cómics de Marvel dotar de diversidad a sus personajes, con superhéroes lesbianas y de color, y los lectores están hartos del asunto.

También me planteo si no será demasiado pronto. En nuestra sociedad, bien es cierto, hay cada vez más libertad ante temas relacionados con la sexualidad, pero, ¿son tantos los casos para que sea acuciante llevar una princesa lesbiana a las pantallas, o llevar el asunto homosexual a la primera línea en grandes producciones?

Vivimos tiempos extraños y yo no tengo respuestas a todo esto. Me gustaría conocer la opinión de algunos lectores sobre este asunto: ¿Podemos confundir a nuestros pequeños? ¿Es un buen momento para llevar este asunto al centro de una gran producción, o este oportunismo nos saldrá caro?


4 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.