La justificación tecnológica definitiva

Hace tiempo me crucé con este artículo: La paradoja de la caja del smartphone en 2021: la gama alta racanea, la gama baja lo da todo.

El título es bastante claro: mientras que los teléfonos de altísima gama, con precio en torno o superior a los mil euros, solo ponen en la caja el aparato y un cable, los de gama baja ofrecen además el adaptador de corriente y auriculares, entre otros elementos antes imprescindible y que ahora parecen chucherías.

Pero no vengo a comentar el artículo en sí, que me parece bastante acertado, sino un comentario. Y aunque ha sido este el que me ha animado a escribir estas líneas, es un pensamiento que podemos encontrar muy a menudo en multitud de temas relacionados con la tecnología y que demuestra, una vez más, cómo nos dejamos manipular.

El comentario en cuestión:

«Las empresas tienen que ganar dinero».

Esa es la justificación para todo.

Que no incluyan ni un triste adaptador de corriente ni unos auriculares o que directamente eliminen el puerto de auriculares para obligarnos a comprar unos Bluetooth está bien.

«Las empresas tienen que ganar dinero».

Esos maravillosos auriculares Bluetooth se degradan con el tiempo. Obsolescencia programada en un objeto más fácil de perder que unos auriculares con cable que antes venían en la caja y por los que ahora nos cobran en torno a los cien euros o más, según el modelo.

«Las empresas tienen que ganar dinero».

Empresas como Apple (siempre a la vanguardia en estas «innovaciones») venden en sus móviles y portátiles que «está todo soldado a la placa para ahorrar espacio». Luego viene un FairPhone o un Framework Laptop completamente modular y demuestra que es posible hacer un producto que aguante más que la primera caída.

«Las empresas tienen que ganar dinero».

Incluso FairPhone, una empresa centrado en la ética de fabricación de sus productos, ha eliminado el puerto de auriculares y comercializan su versión Bluetooth.

«Las empresas tienen que ganar dinero».

Podría seguir con muchísimos más casos. La mercantilización de datos, sin ir más lejos, que realizan esas mismas empresas que te venden productos sin auriculares ni adaptadores de corriente. Pero creo que el mensaje ha quedado lo bastante claro.

Pues nada, sigamos aguantando prácticas abusivas como usuarios. No pasa nada porque «las empresas tienen que ganar dinero».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.