‘Evoland’, una joyita sobre la historia de los RPG

El verano pasado jugué Evoland en mi tableta, un pequeño videojuego que hace un repaso bastante exhaustivo a la par que curioso de los RPG a lo largo de la historia. 

Para los más viejunos como yo resultó ser toda una delicia, y puede ser interesante enseñarlo a los más jóvenes para acercarlos un poco a unas épocas de los videojuegos que ya no conocerán. 

Conviene llegar a la experiencia sin saber mucho, así que, si tienes curiosidad por jugarlo, deja de leer. Si no te importa descubrir detallistas (tonterías curiosas, en realidad), sigue leyendo.

El protagonista del juego se llama Clink, una mezcla entre Cloud y Link. Usa la espada de Cloud, y su apariencia también es una mezcla. 

Incluso la forma de jugar va alternando entre la acción tipo Zelda y los turnos de Final Fantasy o Dragon Quest. En un segmento determinado incluso se homenajea a Diablo. Un homenaje total a los RPGs más conocidos.

Hay una chica que se llama Kaeris, parece una mezcla entre Kairi y Aeris. Ya podéis imaginar cómo acaba. Por supuesto, es una debilucha que se dedica a curar, como todas las mujeres en los RPG antiguos. 

El enemigo se llama Zephiros. La referencia es clara. 

Aparecen nombrados muchos desarrolladores y videojuegos míticos, sobre todo cuando exploras un escenarios. 

Hay muchísimos detallistas más, como el hecho de que los RPG siempre estuvieran protagonizados por niño o la típica nave voladora. El juego está lleno de estos guiños que van más allá de la evolución gráfica y sonora que le sirve como base. 

Insisto: una auténtica joyita para quienes hemos vivido esa evolución de primera mano e incluso para los nuevos jugadores que no conozcan nada de todo esto. 

Aún tengo pendiente la segunda parte, que al parecer es mucho mejor. Este primer juego en realidad no es más que una curiosidad hecha juego, sin mucha trascendencia narrativa.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.