Agárrense, que vienen curvas

He aprovechado bien las vacaciones de navidad para escribir entradas para el blog y así tenerlo llenito de contenido, unas entradas que tenía apuntadas desde hace mucho tiempo. Algunas, incluso, desde 2019. Ya es tiempo de darles salida.

En el momento de escribir estas líneas tengo más de veinte entradas programadas. Habrá mínimo una a la semana; algunas, dos o incluso tres. La mayoría rondan las 500 palabras, pero las hay de 100 y de 1000. De tema importante algunas, intrascendentes la mayoría.

Mucha reflexión sobre tecnología, bastante educación, algo de cultura. Solo texto, sin más florituras.

Siempre me ha gustado disponer de este espacio personal en el que contar lo que me pasa por la cabeza, y ya que las circunstancias en 2020 me han impedido darle mimo, voy a compensarlo. Y no por obligación, simplemente tengo ánimos y me apetece.

El blog vuelve a la carga, señores, al menos por algunos meses. Espero que aún haya gente ahí detrás para leerme, y ya si me dejan algún comentario seré una personita un poquito más feliz. Mi cerebro también necesita dopamina.

Empezamos este mismo jueves. Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.