Cita: Gustave Flaubert

No hay que tocar a los ídolos, porque el polvillo dorado se queda entre las manos.

Gustave Flaubert: Madame Bovary


1 comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.