Dos grandes sombras de la profesión docente

Desde que tengo memoria, siempre he querido ser maestro. Cunado llegué a segundo de ESO, gracias a una profesora maravillosa, quise ser profesor de Lengua en Secundaria. Los caminos de mi vida me han llevado a ello porque siempre me ha gustado compartir lo que sé, y me esforcé al máximo para conseguirlo. Y ahora que llevo ya unos cuantos cursos trabajando puedo hablar de la profesión con conocimiento de causa.

Continuar leyendo “Dos grandes sombras de la profesión docente”

Eterno aprendiz

«Aprediz de todo, maestro de nada». Aprender sobre muchos temas, no especializarse en ninguno, conocer un poco de cada ámbito pero sin profundizar. «Quien mucho abarca, poco aprieta». No puedes ser bueno en nada si no seleccionas, si no restringes tu ámbito de actuación. Esto defienden muchos sectores.

Pero, ¿hasta qué punto es una buena idea la especialización? ¿Un estudiante en Filología Hispánica debe conocerlo todo sobre un autor, sobre una época de la literatura, y no conocer nada sobre lingüística? ¿Un estudiante de letras no puede curiosear sobre astronomía o física, por miedo a ser menos experto en sus ámbitos? Muchos piensan que esto es así, y es una idea que yo rechazo completamente. Es más, me parece una idea peligrosa.

Continuar leyendo “Eterno aprendiz”

Ideas sobre la docencia en Secundaria

El Máster en Profesorado que acaba me ha servido para mucho: he confirmado mi vocación por la docencia, he confirmado muchas ideas previas en el aula y he concretado ideas abstractas. Tras el estudio y la práctica directa (aunque breve), tengo ideas muy claras sobre la profesión, ideas que se refinarán o cambiarán cuando me vea en la situación de afrontar un curso entero. Algunas de ellas son las siguientes:

Continuar leyendo “Ideas sobre la docencia en Secundaria”