Vuelta a JetPack

Resulta que, por no tener certificado SSL (que es un auténtico marrón de poner en servidores VPS como el mío) había dejado de funcionar el compartir las entradas con Facebook, que ya lo requiere. Es por eso que he vuelto a activar el plugin JetPack de WordPress.com para aprovecharme de esa característia y de alguna otra, como la posibilidad de suscribirse a los comentarios de las entradas por correo electrónico.

Espero poder volver a la independencia en el blog en algún futuro, pero de momento es la única opción que se me ha ocurrido para mantener esta característica sin romperme la cabeza en el proceso.

El andaluz no es un idioma

Resulta que en el MairenaGO! 2018, Mercedes Hoyos dijo que los andaluces tienen que dominar el castellano, porque “todo se dobla en castellano, no en andaluz, desgraciadamente”, plantando de nuevo el debate sobre qué narices es el andaluz.

Continuar leyendo “El andaluz no es un idioma”

DIV#09 Historias de terror en alquileres

Estoy en mi cuarto alquiler y en este tiempo he tenido bastantes aventuras con mis pisos. En este audio os cuento qué me pasó con los dos primeros.

Podcast asociado a la red de Sospechosos habituales. Suscrí­bete con este feed: http://bit.ly/sospechososhabituales

DIV#08 Mi historia con el podcasting

Sin habérmelo propuesto llevo ya más de diez años relacionado con el mundo del podcasting. Estuve muy activo entre los años 2009 y 2013: hice Radio Al compás, fui a varias quedadas en Sevilla, fui a varias JPod (2010, 2012, 2013) y organicé las JaPod 12. Desde entonces he escuchado poco y apenas grabé, hasta que hace un año me reencontré con el audio y ahora intercalo podcast entre mis otras escuchas.

Podcast asociado a la red de Sospechosos habituales. Suscrí­bete con este feed: http://bit.ly/sospechososhabituales

La libertad de expresión carnavalesca

Creo que no es ningún secreto que la libertad de expresión se encuentra en un momento delicado en nuestro país; algo, en mi opinión, bastante lamentable viendo el historial que tenemos. Acabamos de salir, como quien dice, de una dictadura donde se perseguía la libertad de expresión, que era castigada con cárcel o muerte. Hoy no hay tales penas, pero sí el escarnio público e incluso la posibilidad de quedarse sin trabajo, lo cual lleva a la autocensura, que es el peor tipo de todos: el miedo al qué dirán.

Continuar leyendo “La libertad de expresión carnavalesca”