Superhéroes de Netflix

Hace tiempo escribí una entrada donde hablaba de que estaba saturado de superhéroes. Pero qué le vamos a hacer: soy contradictorio. Al final acabé viendo Arrow, Flash y las series de las que vengo a hablar hoy: las producidas pro Netflix sobre el universo de Marvel.

Como siempre, no voy a hacer una crítica exhaustiva de las mismas porque ni me veo capacitado ni considero que sea necesario. Tan solo voy a dejar algunos comentarios después de haberlas visto todas, siempre a partir desde un punto de vista estrictamente subjetivo. Cabe decir también que algunas de esas ya las reseñé, pero aquí amplío a las nuevas series.

Antes de comenzar, vamos a dejar algunas cuestiones claras puesto que son comunes a todas las series. Son historias adultas, oscuras y sangrientas, siguiendo esta corriente moderna en la que los héroes no son tan héroes, se torturan. cometen errores y buscan su identidad. Por lo general tienen muy buena fotografía y buena realización de las escenas de acción, sobre todo en Daredevil, con lo que en todas ellas vamos a ver un mínimo de calidad.

Ahora sí, vamos con las series.

En primer lugar, vamos a lo evidente: Daredevil es la mejor serie. De largo. Los problemas que plantea, la evolución de los personajes, la aparición de dos héroes más en la segunda temporada, las escenas de acción, la estética… Además tiene el que es, para mí, el mejor villano que hemos visto en el MCU: Kingpin. Creo que a todos nos impactó cierta escena con un coche. No conformes con esto, los personajes secundarios, o los otros dos principales, tienen también mucho peso y no son mero relleno para lucimiento del héroe.

La siguiente producción fue Jessica Jones. En esta ocasión destacaba por ser una heroína que no usa traje, sino que todos los personajes que aparecen visten con normalidad. De este personaje no sabía absolutamente nada y me ha cautivado su personalidad y la relación con los personajes secundarios, especialmente con su mejor amiga. Sin embargo, me parece que con el villano quisieron hacer otro Kingpin y no llega. Está bastante bien llevada la relación traumática con la protagonista, pero no alcanza el mismo nivel de implicación que en Dardevil.

La tercera serie que estrenaron fue Luke Cage, ambientada en un barrio donde habitan, fundamentalmente, negros. Está bien la relación que se establece con Pop, la motivación del personaje, la construcción de los malvados (grandísimo giro en el capítulo siete), pero de nuevo no volvemos a ver la implicación a todos los niveles que hay en Daredevil. Es una serie que va in crescendo, pero nunca llega a resultar tan completa como alguna de las anteriores.

Pero, sin duda, la que está varios pasos más atrás de las otras tres es la última que se estrenó: Iron Fist. El conflicto del personaje no llega, la evolución del mismo o de los personajes secundarios tampoco, el conflicto con el villano resulta pueril (típica lucha entre bueno y malos donde hay poco lugar para la sorpresa) y el mundo que se nos plantea lo tenemos ya muy visto. Mi impresión es que esta serie cumple la misma función respecto a The defenders que cumplió la película del Capitán América respecto a Los Vengadores: es el pegamento, el nexo de unión entre todas las series (además del personaje de Claire).

Hace tiempo leí al Geek furioso en Twitter que quizá las series de Netflix pierdan identidad después de The defenders, como ha pasado con las películas. Ya no hay una película de Marvel donde no aparezca otro héroe. Esperemos que esto no sea así, puesto que, al menos, Daredevil y Jessica Jones tienen la enjundia y profundidad necesaria para continuar sus caminos en solitario.

Algo que he visto en estas series y que también ocurre en las películas es que los enemigos, al final, no tienen el mismo nivel de desarrollo que los protagonistas. Se desarrollan más que en una producción de dos horas, sí; son más interesantes, también; pero a excepción de Kingpin, los demás son muy olvidables.

En fin, supongo que el género de los superhéroes finalmente me gusta lo bastante como para perdonarle sus errores. me ofrecen un entretenimiento lo suficientemente complejo pero no hasta tener que rebanarme los sesos, que es lo que busco últimamente, y con eso me basta. Desde luego, todas las seires tienen un mínimo de calidad, y sigo teniendo curiosidad por saber cómo evolucionará este pequeño universo compartido que se han montado en Neflix. Imagino que en un tiempo volveréis a leerme para comentar lo que saquen.

Imagen: Encontrada en Roast Brief

Autor: Adrián Perales

Profesor de Lengua y Literatura. Aprendo para enseñar, enseño para aprender. Apasionado de la cultura y el software libre.

2 opiniones en “Superhéroes de Netflix”

  1. Ufff a mi Jessica Jons me mató, no la soportaba. Una trama sin pies ni cabeza y la chica debe tener un CI por los suelos, porque nada de lo que hace tiene sentido. Incluso hacia el final un personaje tiene que decírselo y tomar cartas en el asunto… para no decir Spoiler. Un sin sentido

    Iron Fist al principio parece que va a molar y luego, nuevamente, no tiene ningún sentido nada.

    luke no empecé ni a verla directamente

    1. El personaje de Jessica Jones está así construido, y a mí me parece interesante, no veo incoherencias más allá de su carácter. Si has empezado a ver Iron Fist, deberías ver Luke Cage, al menos tiene una historia interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *