Sobre referencias bibliográficas

Hace poco me pidieron ayuda para realizar una bibliografía. Yo siempre he seguido unas directrices que me dieron al comienzo de mi carrera y nunca había ahondado en este tema, pero ante el requerimiento me entró curiosidad: ¿hay más formas de especificar la bibliografía? ¿Existe algún estándar? Ni corto ni perezoso empecé a investigar. Lo que vais a leer es una entrada bien larga con el producto de esa investigación.

Mil y una normas…

Como sospeché (algo había visto en algunos lugares) hay mil maneras de especificar la bibliografía. Prácticamente todas las revistas científicas de renombre tienen su propio sistema; por lo que he podido ver, uno de las más populares es APA. La que a mí me enseñaron era la de la Revista de Filología Española.

…y un estándar

Lo que no sabía es que existe un estándar para referencias bibliográficas: ISO 690, una norma que se ha actualizado en varias ocasiones, la última de ellas en 2010 para añadir referencias electrónicas a diversos medios. La actualización de esta norma, que son unas directrices más que un sistema en sí, invalida las actualizaciones y normas nacionales anteriores, como una de España.

Estos datos sobre la norma ISO los he conocido gracias a un libro llamado Referencias bibliográficas con la ISO 690:2010, que os recomiendo encarecidamente. Consta de 93 páginas y el autor lo actualiza cuando puede ya que, dice, algunos apartados son aún apuntes (en el libro especifica cuáles están en proceso). Entre sus páginas se aclaran muchísimas dudas en cuanto a cómo especificar una referencia: recursos electrónicos, libros con varios autores, colecciones, aspectos tipográficos y muchos detalles. A esto hay que sumarle un libro muy bien maquetado (cómo no, hecho en LaTeX) y fácil de consultar.

Gestionar referencias

Ya sabía que existen multitud de formas de especificar la bibliografía e incluso que hay un estándar. Lo que me faltaba era una herramienta para gestionar referencias e insertarlas rápidamente en un documento.

Una vez más, a poco que investigué descubrí que hay mil herramientas para manejar esos mil sistemas de referencias bibliográficas, programas tanto privativos como libres para multitud de plataformas. Al final encontré una que me convenció por completo, y de hecho para mí era un viejo conocido.

La herramienta

Zotero es un gestor de bibliografías libre que tiene opciones de sincronización con un servidor, ya sea en el que ellos ofrecen (300MB para cuentas gratuitas, ampliables pasando por caja) o a través de WebDAV. Su manera principal de añadir referencias es a través de una extensión para el navegador Firefox, pero también hay un programa independiente y multiplataforma. Para acceder a las referencias desde otro dispositivo hay una aplicaciones para diferentes plataformas, incluyendo web, Android y iOS.

Las formas de añadir referencias son muchas. Podemos añadir referencias manualmente (de un libro, de un artículo o de cualquier medio) dado que se nos dan los campos necesarios para rellenarlos, pero también podemos hacer uso de bibliotecas electrónicas para añadir los datos directamente. Si no encontramos el artículo en una base de datos y lo tenemos en PDF, podemos buscar en Google Scholar a partir de los metadatos del archivo.

Una vez tenemos las referencias, para insertarlas en el documento podemos actuar de diferentes maneras según nuestras necesidades:

  • Arrastrar y soltar para insertarla en un campo de texto cualquiera
  • Exportar una serie de referencias en una bibliografía directamente en HTML
  • Exportar en diferentes formatos (incluido BibTeX para aquellos amantes de LaTeX)
  • Añadir una extensión al navegador y al procesador de textos para integrar Zotero y buscar las referencias directamente desde allí.

El programa maneja de por sí un buen número de los sistemas de cita más habituales, pero también cuenta con un repositorio de estilos muy completo, donde podemos buscar aplicando diferentes criterios. Basta con pulsar en el nombre del estilo que nos interese y se instala en Zotero directamente.

Curiosamente no hay ninguno para ISO 690 en español y, aunque hay bastantes en nuestro idioma, el que he encontrado más útil para mí ha sido Spanish Legal (podéis buscarlo directamente en el repositorio).

Ahora mismo yo no trabajo con referencias (hace tiempo que no hago una investigación), pero he probado con artículos que tengo guardados de mi carrera y puedo confirmar que el programa funciona realmente bien, también en combinación con LibreOffice. Para hispanohablantes recomiendo su uso en combinación con Dialnet, una base de datos muy completa, dado que permite extraer los datos automáticamente.

Recopilación

Hay muchos sistemas de referencia bibliográfica, un estándar y muchas herramientas para gestionarlas, de la cual destaco Zotero por ser libre y por su gran utilidad.

Al final, a partir de una petición que no requería ni mucho menos tanta minuciosidad, me llevé bastante tiempo investigando sobre estos temas y encontré muchísima información muy útil, tanto a mí en el futuro como a vosotros, o eso espero (ojalá me hubiera encontrado yo todo esto en mis años universitarios).

Por si queréis volver a esta entrada en el futuro, a continuación dejo una recopilación de los enlaces dispersos en la entrada

4 opiniones en “Sobre referencias bibliográficas”

  1. Para mí Zotero es una auténtica alternativa Open Source a Evernote y supera a éste en varios aspectos:

    Lo puedes instalar en servidor propio (Aunque el precio de usarlo con su SAAS es competitivo y así se apoya el desarrollo);
    Tiene clientes de escritorio portables;
    Más ágil;
    Las notas se pueden vincular a varias bibliotecas (Los notebooks de evernote, podríamos decir) a la vez y tienen estructura de árbol;
    Las etiquetas se visualizan divididas por bibliotecas lo que permite afinar la búsqueda muy bien;

    Lo actualizan una o dos veces al año lo que no está nada mal en un proyecto Open Source.

  2. Pues yo estaba pensando en utilizarlo porque en dos días muchos caminos me han llevado al famoso Zotero, pero no estoy segura de poder sacarle el máximo partido, ya que sigo teniendo el problema de formatear las referencias según la norma ISO 690:2010 (requisito indispensable del trabajo de fin de máster que tengo entre manos).
    Estoy usando LaTeX para mi trabajo, y normalmente formateo las referencias usando BiBTex, pero por raro que parezca no hay un estilo definido para la norma arriba citada…
    En caso de usar Zotero, puedo exportar la lista de referencias a formato .bib, pero ¿cómo narices aplico el estilo de la ISO 690:2010? Alguien ha tenido este problema antes¿?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *