DIV#02 Las celebraciones

Os hablo de las comuniones (tema que han tratado en Quillo’s podcast) y las graduaciones, que se nos han ido totalmente de las manos.

El arte de dormir en el autobús

Cada vez que me subo en un autobús, me duermo. Es automático. Todos los días tengo 40 minutos de viaje, y a no ser que me ponga a leer o a escuchar podcast, me duermo, como muy tarde, a los 20 minutos. Y sólo me funcionan esos dos métodos. La música también me duerme. Pero muchos días soy yo quien quiere dormirse… y dormir en el autobús tiene sus trucos y sus reglas. Dormir en el autobús es un arte.

Continuar leyendo “El arte de dormir en el autobús”

DIV#01 Cuatro canciones

En este episodio del podcast os voy a hablar de cuatro canciones recientes que me tienen enamorado (u obsesionado): Cómeme el donut, Lo malo, Esto es España y This is America.

Me paro sobre todo en esta última, sobre la que os recomiendo dos vídeos donde se analiza: uno de Alvinsch y otro de El rincón de Giorgio.

DIV#00 Presentación de Divagaciones de Adrián Perales

Bienvenidos a este nuevo proyecto en formato audio, un podcast complemento del blog. En este espacio encontraréis temas en los que vea que la voz puede aportar algo al habitual formato escrito, con el que me suelo sentir más cómodo.

La temática del podcast será variada, al igual que la del blog. Solo habrá una excepción: aquí no hablaré de tecnología.

La forma de grabación tampoco será fija: este está grabado en casa con un micro medianamente bueno y unas buenas condiciones acústicas, pero también puedo grabar con el teléfono en la calle. Siempre intentaré mantener cierta calidad, eso sí, pero no esperéis edición ni muchas florituras con el audio.

Aunque hay formas de suscribirse únicamente al podcast, a quienes estéis suscritos al blog os llegarán también los audios. Las entradas del programa llevarán DIV delante por si os las queréis saltar directamente.

El desprecio a los símbolos nacionales

No me considero nada patriota. Nacer en un sitio o en otro me parece una circunstancia arbitraria, pero es imposible no tenerle cariño al sitio donde uno ha crecido. Y aunque yo no manifieste orgullo ni cariños por los símbolos nacionales, me parece que quien sí lo hace merece todo el respeto sin ser tachados de absolutamente nada.

Continuar leyendo “El desprecio a los símbolos nacionales”

Sentirse español

Hace tiempo leí un artículo donde se hablaba de que la religión ya apenas tiene espacio en la identidad nacional de los españoles. Esto me alegró, puesto que lo veo como un avance en la forma de pensar de nuestro país respecto a épocas anteriores.

Leer ese artículo me hizo pensar: ¿qué hace que yo me sienta orgulloso de ser español? Y me lancé a escribir mis razones.

Continuar leyendo “Sentirse español”

¿Enseñar el potorro en público es arte?

Deborah De Robertis es una artista (así la llaman) que se dedica a representar en público cuadros de desnudos femeninos. Esto se traduce en que se pone delante de un cuadro, abre las piernas y enseña el chocho. En público. Tal cual.

Hace unos meses la llevaron a TEDxBruselas para dar una charla. Allí no queda claro si hizo su actuación o mostró imágenes de su actuación, por lo que fue sacada a la fuerza del escenario. Se puede encontrar alguna noticia al respecto, pero yo me enteré por un hilo en Twitter. Sobra decir que en ambos enlaces se ve el potorro de la señora.

Continuar leyendo “¿Enseñar el potorro en público es arte?”

Creación: La secta del Bola-bola

—Inma, vete tú con las niñas, anda, que nosotros estamos aquí muy a gusto tomándonos un café.

—¿¡Qué!? ¡Es que lo sabía! ¿Ahora me va a tocar a mí sola cuidar de las niñas?

Era el cumpleaños de su prima pequeña, Sara, y sus tíos habían reservado hora en el Bola-bola, un parque infantil con piscinas de bolas y toboganes. Desde el momento que se enteró, Inma supo que le tocaría a ella hacer de niñera, y no le hacía la menor gracia que se tuviera que quedar ella con Sara, su amiga Elena y otros diez niños más mientras los adultos estaban sentados tranquilamente en una cafetería cercana.

—¡Sí! —dijo Elena, alargando mucho la «i»— Venga, Inma, que seguro que tú también lo pasas muy bien.

—Porfa, Inma… —le rogaba Sara con cara de ternerito degollado.

El resto de niños también comenzaron a azuzar a Inma con grititos y súplicas para que accediese.

—Qué remedio… —replicó Inma, de mala gana, intentando sacar fuerzas para soportar la tarde que se le venía encima. Miró a sus padres—. Yo no sé cómo habéis sido capaces de reservar en este sitio con los rumores que corren. ¿No os habéis enterado de que cada cierto tiempo desaparecen niños? ¡Si pasa algo yo no quiero saber nada, eh!

—¡Inma tiene miedo a los fantasmas! —intervino Elena, que había puesto atención a la conversación, burlándose descaradamente. Algún niño le siguió; la mayoría, que sabían que la tarde dependía del humor de Inma, le dijo que se callara.

—¡Anda ya, mujer, qué asustadiza eres! —le dijo su madre— ¡Si es un parque infantil normal y corriente! Venga, que nosotros os vigilamos desde aquí y en un rato largo vamos a buscaros.

—Sí, claro, mucho vas a vigilar con esas dioptrías que te han sacado —dijo Inma sonriendo. Mientras su madre señalaba lo muy graciosa que era, ella les daba la mano a Sara y a Elena—. Venga, vamos.

—¡¡Bien!! —gritó Elena, un clamor que se extendió por todo el grupo de niños.

—Gracias, prima —le dijo Sara, bajito, con una sonrisa cómplice.

Continuar leyendo “Creación: La secta del Bola-bola”