Blog personal sobre cultura, educación, tecnología y algo más

Japón y la mujer

En Japón parece que no hay ni rastro de las ideas sobre igualdad de la mujer. De otro modo no me explico que aparezcan (como churros, además) series como ‘Highschool of the dead’ o videojuegos como ‘Senran Kagura Burst’.

Cada vez que veo un trailer de un videojuego parecido, o cuando llego a ciertos animes de estreno, me llama la atención el hecho de basar un manga, una serie o un juego en chicas con cara de buena y grandes pechos, que aprovechan cualquier ocasión para enseñar su ropa interior. Basarlos en mujeres-objeto, vaya. Y además es toda una estética: no es ya que todo anime se parezca a otros, sino que todas las féminas de este estilo son calcadas.

Leer entradaLeer entrada

Reivindicaciones que pierden el norte

Si le dices guapa a una mujer, eres un machista que perpetúas una sociedad patriarcal en la que las mujeres sólo son objetos a manos de los hombres, y si dices ‘todos’ en lugar de ‘todos y todas’, discriminas. Si muestras un mínimo indicio de que te incomoda ver besarse a dos personas del mismo sexo, eres un homófobo. Si consumes cualquier producto derivado de animales eres un asesino en masa sin sentimientos, y merecerías que a ti te hicieran lo mismo. Si no usas software cien por cien libre estás de acuerdo con que las compañías mantengan su monopolio y alimentas una sociedad capitalista.

Leer entradaLeer entrada

La generación de las cabezas gachas

Hay mucha gente que han accedido a la tecnología hace poco tiempo, con el boom de los teléfonos «inteligentes». O, al menos, muchos han empezado a usarla con más frecuencia cuando sucedió este hecho. Y ahora los adolescentes, en lugar de pedir el Messenger para hablar con sus amigos cuando llegaran a casa, tienen todo internet en el móvil, y el móvil todo el día en el bolsillo, con la tarifa de datos activada.

Leer entradaLeer entrada

En YouTube nos enseñan el Cádiz que no quieren que veamos

Cádiz es una ciudad maravillosa. Todo aquél que entra en ella se enamora por el encanto natural de sus calles, por su cultura, por sus playas, por su gente… El Ayuntamiento aprovecha todos estos factores para atraer el turismo, e intentan convencernos de que ese es el mayor foco de riqueza de la ciudad. Pero, aunque eso fuera cierto, no parece que cuiden demasiado ciertas zonas de la Tacita y, sobre todo, no cuidan a sus ciudadanos como se merecen.

Se preguntarán que cómo sé todo esto. En primer lugar, aunque no viva en la capital, voy a menudo para disfrutar de sus muchos atractivos, y hay ciertos problemas que saltan a la vista. Es inevitable preguntarse por qué el Ayuntamiento gasta tanto dinero en monumentos y grandes obras (que en muchas ocasiones son para peor) y no en asuntos más urgentes y necesarios para el ciudadano. En segundo lugar, porque he encontrado quien me lo cuenta y me lo explica.

Leer entradaLeer entrada