Las videoconsolas ya no son para mí

Nunca he sido un gran videojugador (ni por el número de horas que le dedico ni por mi habilidad con el mando), pero he sido y soy poseedor de varias consolas. Primero casi todas las tardes, luego solo en épocas de vacaciones, siempre me ha gustado echarme mis partidas, en un primer momento a juegos que me entretuvieran (casi todos), y más tarde a aquellos que me ofrecieran una buena historia (también muchos).

(más…)