Adrián Perales http://adrianperales.com Blog personal sobre cultura, educación, tecnología y algo más Sat, 18 Nov 2017 12:02:26 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9 http://adrianperales.com/wp-content/uploads/2017/03/cropped-logo-adrianperalescom-32x32.png Adrián Perales http://adrianperales.com 32 32 El hype me arruinó ‘Stranger things’ http://adrianperales.com/2017/11/el-hype-me-arruino-stranger-things/ http://adrianperales.com/2017/11/el-hype-me-arruino-stranger-things/#respond Thu, 16 Nov 2017 09:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3308 He intentado, de verdad que sí, buscar una palabra en español con todo el significado del anglicismo hype. No he encontrado ninguna con el sentido exacto que busco, así que los lectores perdonarán que me una al uso de dicha palabra. El hype me ha arruinado Stranger Things porque había escuchado demasiadas cosas buenas sobre … Continuar leyendo "El hype me arruinó ‘Stranger things’"]]>

He intentado, de verdad que sí, buscar una palabra en español con todo el significado del anglicismo hype. No he encontrado ninguna con el sentido exacto que busco, así que los lectores perdonarán que me una al uso de dicha palabra.

El hype me ha arruinado Stranger Things porque había escuchado demasiadas cosas buenas sobre ella. Que si la ambientación, que si la historia, que si los guiños a los ochenta, Stephen King, Los Goonies… ¿Y qué me encontré cuando me puse a verla? Una serie de entretenimiento pura y dura, ideal para pasar el rato.

Que sea una serie de entretenimiento más no tiene que ser algo malo per se, pero cuando uno oye tantos buenos comentarios sobre una serie, espera algo más. La serie mantiene la atención, hay buenas actuaciones, la historia está bien contada… pero es una mezcla de elementos que hemos visto mil veces en otras producciones.

La base de la historia es que un niño desaparece en extrañas circunstancias y todo el mundo empieza a buscarlo, desde su familia hasta sus amigos. Entre tanto aparece una niña con poderes psíquicos que, evidentemente, estará relacionado con todo lo que ocurre. Hay tres tramas: la de los niños, la de los adolescentes y la de los adultos, y las tres acaban confluyendo en un final con ciertas sorpresas (a mí me sorprendió que la hermana termine con quien termina).

La serie es de suspense (aunque hay muchos momentos en los que diría que es de terror) y está protagonizada por niños, pero desde luego no es una obra que se pueda comparar con las inocentes aventuras de Los Goonies. Esta comparación ya la vi también con Super 8 y ocurría tres cuartos de lo mismo: ¿una película protagonizada por niños? Los Goonies. Y ni la una ni la otra tiene nada que ver con el clásico de los ochenta.

Hay multitud de referencias a los ochenta, como ya he dicho: cualquiera que conozca algo de dicha época disfrutará viendo cómo los niños juegan a Dragones y mazmorras, por ejemplo. Por otro lado, a quien le gusten las series de suspense disfrutará muchísimo viendo Stranger Things. Pero no hay que perder de vista lo siguiente: es una serie que se estrenó en verano de 2016, y esperar algo más que una serie para pasar el rato es un gran error. Muy buena realización, una historia interesante, buenas actuaciones, pero no cabe esperar reflexiones o cualquier tipo de mensaje profundo más allá de la historia que nos están contando.

Dicho esto y una vez quitada la pátina de hype que rodea a la serie, ahora que ha salido la segunda temporada, cuando tenga el suficiente tiempo libre, la veré, porque tengo interés en saber cómo continúa la historia, y el desarrollo que hacen de los personajes de los niños me parece de lo mejorcito que he visto últimamente. Sin embargo, no me voy a lanzar a verla porque, insisto, no me parece algo fuera de lo común.

Imagen: Encontrada en Adulto irresponsable.

]]>
http://adrianperales.com/2017/11/el-hype-me-arruino-stranger-things/feed/ 0
‘Limbo’ no me llega http://adrianperales.com/2017/11/limbo-no-me-llega/ http://adrianperales.com/2017/11/limbo-no-me-llega/#comments Thu, 09 Nov 2017 09:43:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3300 Hace un tiempo dije que los videojuegos ya no son para mí, y ya en aquel entonces dije que mi plan pasaba por hacerme con un buen ordenador (el cual ya tengo) y jugar juegos indie. Más tarde me compré una Nintendo 3DS (por los Zelda), la cual cojo de tanto en tanto, y también … Continuar leyendo "‘Limbo’ no me llega"]]>

Hace un tiempo dije que los videojuegos ya no son para mí, y ya en aquel entonces dije que mi plan pasaba por hacerme con un buen ordenador (el cual ya tengo) y jugar juegos indie. Más tarde me compré una Nintendo 3DS (por los Zelda), la cual cojo de tanto en tanto, y también he comenzado con los indies. El primero del que os quiero hablar es Limbo.

Este juego se publicó en 2010 y lo cierto es que es bastante importante dentro del mundillo: podréis encontrar numerosos análisis y revisiones en internet hablando de cada uno de sus aspectos. Yo, como siempre, no vengo aquí a hacer un análisis riguroso sino a comentar las impresiones que me ha dejado como jugador ocasional.

En primer lugar, el juego es una delicia visual y sonora. La estética es aparentemente sencilla pero con una gran belleza debido al uso de la escala de grises, que permite diferentes niveles de profundidad y un reconocimiento rápido de los objetos con los que interactuamos. Por otro lado, los efectos de sonido son clave, puesto que de ellos depende superar cientos puzzles.

El control también es aparentemente sencillo, puesto que solo contamos con la cruceta para movernos y saltar, y un botón para agarrar y accionar objetos. Esta mecánica tan simple permite centrarse en lo verdaderamente importante, que es avanzar. Yo hubiera preferido que el salto hubiera sido con el espacio u otra tecla, pero no es un punto que me haya arruinado la experiencia.

El juego es una mezcla entre puzzles y plataformas, con una dificultad asumible para quien tenga paciencia para superarlos. Yo, como soy un impaciente, tiré de guía en cuatro o cinco ocasiones, cansado de ver morir al personaje. Las plataformas también requieren bastante precisión para evitar agua, pinchos, sierras y cualquier otra crueldad con la que el juego quiera castigarnos por fallar.

Precisamente este es uno de los aspectos que más me han llamado la atención del juego: la crudeza de las muertes, que contrasta con el personaje al que controlamos, que parece ser un niño pequeño. Durante el desarrollo de la aventura moriremos en numerosas ocasiones (suerte que hay guardado automático, de otro modo a mí se me habría hecho muy tedioso).

Sin embargo, a pesar de que he disfrutado el juego en muchos sentidos, el hecho de no tener una historia clara me ha dejado una sensación agridulce. ¿Dónde estamos? ¿En el limbo, efectivamente? Yo he llegado a pensar que puede ser una pesadilla del niño. La verdad es que ninguna de las interpretaciones que he visto ha terminado de convencerme.

Es un juego fantástico, eso no lo puedo negar, pero el hecho de no tener una historia más clara ha causado que el juego no termine de llegarme a un nivel más profundo. Es un ambiente de pesadilla, cruel, solitario y oscuro, en el que todo el entorno e incluso otras personas nos quieren matar y en el que solo hay un elemento de pausa que parece ser nuestro objetivo pero, ¿qué nos quieren decir con eso? Si tan solo hubiera alguna explicación breve, el juego me hubiera parecido redondo.

Imagen: Copyright Playdead, encontrada en PlayStation Network.

]]>
http://adrianperales.com/2017/11/limbo-no-me-llega/feed/ 2
El sistema de gestión Séneca, un despropósito http://adrianperales.com/2017/11/el-sistema-de-gestion-seneca-un-desproposito/ http://adrianperales.com/2017/11/el-sistema-de-gestion-seneca-un-desproposito/#respond Thu, 02 Nov 2017 09:32:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3295 Este artículo va destinado principalmente a docentes, especialmente a los andaluces, pero para quien no lo sepa, Séneca es el sistema de gestión docente que pone a disposición de centros y profesores la Junta de Andalucía. Decir que no podría ser peor es un atrevimiento por mi parte, ni soy programador ni conozco los sistemas … Continuar leyendo "El sistema de gestión Séneca, un despropósito"]]>

Este artículo va destinado principalmente a docentes, especialmente a los andaluces, pero para quien no lo sepa, Séneca es el sistema de gestión docente que pone a disposición de centros y profesores la Junta de Andalucía.

Decir que no podría ser peor es un atrevimiento por mi parte, ni soy programador ni conozco los sistemas de gestión de otras comunidades autónomas para poder comparar, pero, como usuario de internet y de tecnología, lo que sí diré es que es francamente mejorable.

En primer lugar, comenzamos con la identificación. El sistema te pide renovar la contraseña cada año, pero te limita a unos factores muy concretos (número de caracteres, símbolos, mayúsculas…), un sistema que, como se puede leer en Wintablet, al final acaba siendo contraproducente porque la mejor contraseña es la que puedes recordar. Para entrar al sistema yo suelo hacer uso de certificado digital, que me parece un sistema comodísimo (aunque desconozco su seguridad), pero esa contraseña sirve para entrar en cualquier web del profesorado.

Muchos sitios, dicho sea de paso, aún no tienen certificación HTTPS. El curso pasado quisieron meterlo a finales del segundo trimestre en una de las plataformas con las que yo trabajaba, y el cambio dio más penas que alegrías. Tuvieron que volver atrás.

Los responsables de Séneca son especialistas en esto mismo: en cambiar cosas en los momentos clave. ¿Que todo el mundo está trabajando en la plataforma? Metemos certificados HTTPS que lo destrocen todo. ¿Que hay muchos docentes poniendo calificaciones? Ya se encargará el sistema de ralentizarse o caerse (¿poner servidores extra en las fechas clave? ¿para qué?). ¿Que los centros tienen sesiones de evaluación a partir de las cuatro? La hora de mantenimiento termina justo a las cuatro, y no tienen la decencia de cambiar dicho horario en las fechas importantes

Hablando de la plataforma Séneca en sí, basta con buscar cualquier pantallazo como el que encabeza la entrada para darnos cuenta de que su usabilidad deja mucho que desear para los estándares que se manejan en la web desde hace no pocos años. No sé quién se encargaría de programarlo, pero desde luego no contaron con buenos programadores y diesñadores web. Diré más: hace poco le cambiaron los iconos y tuve que mirar dos veces si los nuevos serían para lo mismo.

La interfaz de Séneca es compleja, confusa y enrevesada, haciendo complicadas muchas tareas que podrías ser bien simples. ¿A qué viene que tenga que ir a una sección aparte para descargar el listado con fotos de los alumnos? ¿Por qué no aparece directamente en la sección de exportación de datos? Esto es solo uno de los numerosos ejemplos que puedo mencionar.

Estos problemas se traducen, claro, en gasto de tiempo extra por parte de un profesorado que cada vez tiene más burocracia que atender. Ni siquiera la herramienta encargada de realizar dichas gestiones nos facilita un poco la vida, sino todo lo contrario.

Y cuando el sistema no tiene problemas, se los inventa. La aplicación para iPad iSéneca (que así se llama la aplicación para sistemas móviles, algo más amable que el servicio web principal ha estado bastante tiempo quejándose de que no puede acceder porque es necesario actualizar cuando, de hecho, se contaba con la última versión disponible.

La Junta de Andalucía quiere que utilicemos sus servicios para todo: tienen correo corporativo, que parece funcionar con software libre, e incluso un servidor XMPP, lo cual a mí me parece una iniciativa fantástica… si le dieran difusión. En el caso de Séneca, este afán centralizador estaría fantástico, insisto, si hubieran contado con buenos programadores y diesñadores web, pero no es el caso.

En los centros en los que he trabajado se nos ha dado la situación de querer hacer ciertas gestiones usando Google Drive. La directiva lo consultó, la Junta le dijo que no era posible, que los datos de los alumnos son sensibles y se deben quedar en sus servidores, y dicha gestión se llevó a cabo con un formulario creado en Séneca. Un formulario con una usabilidad horrible que derivó en el mayor gasto de tiempo antes mencionado.

No quieren comunicación externa de ningún tipo, lo cual lleva a que aplicaciones como Additio o iDoceo no puedan sincronizar las faltas de asistencia con Séneca, por ejemplo. Séneca lo tiene todo integrado, incluso un cuaderno de profesor digital, pero me gustaría saber quién lo usa para trabajar más allá de lo estrictamente necesario, porque yo no conozco a nadie.

Ya que la Junta apuesta tanto por software libre, deberían buscar la manera de integrar en Séneca herramientas que faciliten la realización de ciertas gestiones, que seguro que las hay y muy buenas (se me ocurre directamente Ethercalc para hojas de cálculo) y plantearse el permitir comunicación con aplicaciones externas si estos trabajan con datos en local, como iDoceo, o dentro de España, como Additio (desconozco dónde tiene Additio sus servidores para sincronizar, pero apuesto a que tienen buena seguridad).

Esa apuesta por software libre, a pesar de que está muy mal vista por bastantes docentes (más de un comentario he oído de que Guadalinex no sirve para nada) a mí me parece genial, y me parecería aún mejor si se hicieran las cosas bien pero, por desgracia, en el plano tecnológico decir «administración pública», tristemente, es casi sinónimo de «chapuza» (¡si hasta hay una distribución GNU/Linux creada para lidiar con sus peculiaridades!).

En educación hay muchos aspectos que mejorar más importantes que el tecnológico pero, teniendo en cuenta que hoy en día los docentes usan Séneca muy a menudo (para muchos, más a menudo de lo que les gustaría), no estaría mal que se sentaran a pensar qué están haciendo con la herramienta, el estado de la misma y hacia dónde deberían dirigirla, a ser posible escuchando a los profesores.

Pero no debemos perder de vista que vivimos en España, y todos sabemos que esto no va a pasar, así que sigamos con el conformismo de siempre y agradezcamos que las cosas no estén peor de lo que están.

Imagen: Encontrada en knuth.uca.es.

]]>
http://adrianperales.com/2017/11/el-sistema-de-gestion-seneca-un-desproposito/feed/ 0
Los tours, una opción de viaje muy interesante http://adrianperales.com/2017/10/los-tours-una-opcion-de-viaje-muy-interesante/ http://adrianperales.com/2017/10/los-tours-una-opcion-de-viaje-muy-interesante/#respond Thu, 26 Oct 2017 08:19:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3292 Desde que estoy trabajando he decidido hacer un viaje grande al año. En 2016 nos fuimos a Londres y este 2017 nos fuimos a París. Y hemos descubierto que contratar tours es una opción muy interesante para recorrer la ciudad y para aprender sobre la misma. Evidentemente, cuando se organiza un viaje lo más habitual … Continuar leyendo "Los tours, una opción de viaje muy interesante"]]>

Desde que estoy trabajando he decidido hacer un viaje grande al año. En 2016 nos fuimos a Londres y este 2017 nos fuimos a París. Y hemos descubierto que contratar tours es una opción muy interesante para recorrer la ciudad y para aprender sobre la misma.

Evidentemente, cuando se organiza un viaje lo más habitual es aprender todo lo posible sobre el destino elegido para saber dónde ir y qué esperarse. Pero siempre hay rincones e historias que es más difícil descubrir: requiere ponerse a investigar más profundamente y, a lo mejor, es una labor que no todo el mundo está dispuesto a realizar.

Es justo lo que me pasa a mí. Yo voy de viaje a una ciudad para conocerla, pero sigo de vacaciones, así que no hago una investigación profunda antes de ir ni, una vez allí, voy corriendo de un lado a otro para conocerlo todo. Si se ven muchos lugares, mejor, pero si no, ya habrá más oportunidades de volver.

Cuando fuimos a Londres nos hicimos con el London Pass y fue una gran decepción: es caro y hubo muchas ofertas que no aprovechamos (nos saltamos colas, eso sí). Este año, en París, invertimos ese dinero en tours, de un modo totalmente inesperado, y la experiencia nos ha parecido muy grata.

Digo que lo invertimos de manera inesperada porque picamos el anzuelo de los free tour. Es muy habitual que empresas de turismo ofrezcan un primer tour, en el que uno paga la voluntad, para conocer ciertos lugares y, si se quiere más, pagar por caja para contratar algún otro tour.

En París nosotros contratamos tres con Sanderman’s New Europe, uno por Montmartre, otro por el barrio latino y otro por los jardines de Versalles; y otro con Civitatis (que teníamos contratado previamente) sobre el París nocturno. E insisto: si no lo hubiéramos hecho así, no hubiéramos aprendido ni una tercera parte de lo que hoy sabemos de la ciudad.

En los tours nos señalaron cuál era el café donde se rodó Amelie, el café donde se gestó la Enciclopedia, estuvimos delante de la residencia donde estuvo Picasso… Son rincones que, de no ser por el guía, nos hubieran pasado totalmente desapercibidos. Y no solo enseñan el lugar sino que también te cuentan historias asociados a ellos. Por ejemplo, nos explicaron el acto de coronación de Napoleón delante de Notre Dame, nos enteramos de la renovación urbanística de Napoleón III, nos explicaron el robo a Picasso, la vida de Van Gogh, la revuelta de la Sorbona… y muchísimas otras historias.

Además, los guías que nos tocaron a nosotros fueron realmente magistrales, con conocimientos profundos de arte y de historia. No sé cómo funcionará eso de que sean autónomos y se paguen los estudios siendo guías, imagino que no debe de ser una vida nada sencilla, pero desde luego, para mí como turista fue una experienci magnífica poder escuchar y preguntar dudas a personas con tantos conocimientos e implicación.

Es una experiencia que recomendaré a cualquiera que vaya a hacer un viaje y que se pueda permitir un extra. No tiene punto de comparación el leer sobre un lugar a que te cuenten las historias estando en dicho lugar. Eso sí, como todo en esta vida, conviene mirar diferentes webs y comparar precios, dado que pueden fluctuar bastante en una oferta parecida.

Imagen: Flickr, CC BY.

]]>
http://adrianperales.com/2017/10/los-tours-una-opcion-de-viaje-muy-interesante/feed/ 0
Escritores en tiempos de redes sociales http://adrianperales.com/2017/10/escritores-en-tiempos-de-redes-sociales/ http://adrianperales.com/2017/10/escritores-en-tiempos-de-redes-sociales/#comments Thu, 19 Oct 2017 08:12:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3288 Permítanme que les diga, así en confianza, que, según mi experiencia, los escritores y poetas tienen un ego superior a la media. Si esto ha sido así en épocas anteriores, hoy en día, con el contacto directo con los lectores que proporcionan las nuevas tecnologías, es algo que queda más patente que nunca. Hagan la … Continuar leyendo "Escritores en tiempos de redes sociales"]]>

Permítanme que les diga, así en confianza, que, según mi experiencia, los escritores y poetas tienen un ego superior a la media. Si esto ha sido así en épocas anteriores, hoy en día, con el contacto directo con los lectores que proporcionan las nuevas tecnologías, es algo que queda más patente que nunca.

Hagan la prueba. Busquen a un escritor medianamente conocido en alguna red social. Muy probablemente hablarán de temas de su interés y enlazarán algún que otro artículo (seguramente de algún compañero afín), pero fundamentalmente la actividad de un escritor en redes puede resumirse en las siguientes dos actividades.

La primera, difusiones de los mensajes de sus seguidores donde les dicen que ya tienen su libro, lo que les ha gustado y cualquier comentario positivo que hagan al respecto. Los malos no, claro.

Esto, claro, contribuye al egocentrismo de las redes sociales en dos sentidos: el escritor aumenta su ego por recibir mensajes positivos, y el lector aumenta su ego porque ha visto que el escritor al que sigue difunde uno de sus mensajes. Y yo me pregunto: si ve que dicho escritor difunde todo (o casi todo) mensaje positivo que le llega, ¿se mantiene esta sensación de ser, de algún modo, especial?

La segunda, promoción. Mucha promoción. Por si en los cuatrocientos mil mensajes anteriores no se habían enterado de que ha sacado un nuevo libro que es la caña de España y usted, triste mortal que aún no ha tenido el honor de que el autor de tan magna obra difunda su mensaje positivo, aún no lo ha leído.

Estamos en un momento en el que la relación con los lectores en redes sociales cobra mucha importancia a la hora de promocionarse y, por lo que he visto, lo anterior es lo más habitual e incluso recomendado en muchos artículos sobre el tema. Esto es algo que, en mi experiencia y a la larga, acaba arruinando la imagen de dicho escritor e incluso minando el gusto o el interés por su obra, lo cual no debería ser así.

La promoción en redes sociales es un arma de doble filo, en definitiva. Por un lado, es una herramienta poderosa para conocer nuevos nombres y estar en contacto con ellos. Por otro, la forma expuesta de tener presencia en redes puede llevar al desgaste e incluso a la decepción, como ocurrió en el caso que conté en el blog hace tiempo.

Y hablar en persona con ellos, para qué. Te dirán lo ocupados que están y en lo que están trabajando para publicar luego. Porque usted, en su miserable vida de no-escritor, no recibe comentarios bonitos de sus seguidores ni hace presentaciones de libros ni va a ferias ni firma nada.

A los escritores, igual que a los músicos o a cualquier otro artista, mejor conocerlo únicamente por su obra. Esto, claro, en caso de que no queramos decepcionarnos. Y la decepción (en mi experiencia, insisto) es muy fácil de alcanzar.

Todo esto me lleva a aquella cita de Flaubert: “No hay que tocar a los ídolos, porque el polvillo dorado se queda entre las manos”. Porque yo también sé parecer culto.

]]>
http://adrianperales.com/2017/10/escritores-en-tiempos-de-redes-sociales/feed/ 4
Ed Sheeran http://adrianperales.com/2017/10/ed-sheeran/ http://adrianperales.com/2017/10/ed-sheeran/#respond Thu, 12 Oct 2017 08:15:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3280 Una nota rápida sobre un cantautor que me encanta de un tiempo a esta parte. Ed Sheeran es un nombre que me llegaba cada cierto tiempo, igual que ocurre con una gran cantidad de músicos, pero nunca le había prestado atención. Tiene dos años menos que yo (lo cual escuece) y va por su tercer … Continuar leyendo "Ed Sheeran"]]>

Una nota rápida sobre un cantautor que me encanta de un tiempo a esta parte.

Ed Sheeran es un nombre que me llegaba cada cierto tiempo, igual que ocurre con una gran cantidad de músicos, pero nunca le había prestado atención. Tiene dos años menos que yo (lo cual escuece) y va por su tercer disco: Divide. Es precisamente con este cuando lo he tenido en consideración y, oh, cómo me ha sorprendido.

Si no os suena el nombre, seguro que si os digo «Shape of you» ya lo vais situando. Divide es el álbum en el que se encuentra esta canción, y a mí me parece redondo. Tiene canciones alegres («Barcelona», «Nancy Mulligan»), más tristes («Happier, Save myself»), un rap («Eraser») y la canción más romántica que he escuchado en muchísimo tiempo: «Perfect».

Yo tengo claro que «Perfect» será la canción que abra el baile de mi boda. Si me caso, claro.

He escuchado los otros dos álbumes del artista, Plus y Multiply (con menos atención, todo sea dicho) y, aunque son buenos, me parece que con Divide ha alcanzado un equilibrio magnífico.

Un artista al que seguirle la pista, sin duda. Yo, desde luego, estaré pendiente mientras sigo disfrutando de Divide, un álbum que, por cierto, me han regalado en vinilo en su versión Deluxe. Sibaritismo puro.

Imagen: Wikimedia, CC BY.

]]>
http://adrianperales.com/2017/10/ed-sheeran/feed/ 0
El paso del tiempo http://adrianperales.com/2017/10/el-paso-del-tiempo/ http://adrianperales.com/2017/10/el-paso-del-tiempo/#respond Thu, 05 Oct 2017 08:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3275 Hace poco cumplí veintiocho años. Como siempre pasa con el tiempo, para muchos será poquísimo, para otros será toda una vida. Hoy vengo a hablaros de la percepción del tiempo y, como suelo hacer en este tipo de entradas, no pretendo que sea algo muy premeditado, con un objetivo claro o con una intención, simplemente … Continuar leyendo "El paso del tiempo"]]>

Hace poco cumplí veintiocho años. Como siempre pasa con el tiempo, para muchos será poquísimo, para otros será toda una vida. Hoy vengo a hablaros de la percepción del tiempo y, como suelo hacer en este tipo de entradas, no pretendo que sea algo muy premeditado, con un objetivo claro o con una intención, simplemente quiero dejar por escrito una serie de pensamientos a este respecto.

Yo soy profesor de Lengua Castellana y Literatura y, desde que empecé a estudiar la carrera, relativicé mucho mi visión sobre el paso del tiempo. Aunque para mí catorce años suponen la mitad de mi vida, soy consciente de que 2003 está ahí al lado, como quien dice. Si yo pienso en algo antiguo me viene a la mente la lírica tradicional de la Edad Media, Jorge Manrique y La Celestina. De hecho, dado que nací en 1989 y tengo un hermano de los ochenta, para mí esa década tiene aún bastante vigencia, a pesar de que realmente soy un niño de los 90. Digo más: pensar que ya hace casi cuarenta años desde que empezó esa década me escuece un poco, de algún modo.

Por otro lado, hay gente que ve el tiempo de un modo muy diferente a esa percepción que os acabo de contar. Si le pongo una canción de hace tres o cuatro año a una amiga mía, ella dirá sin dudar que quite eso, que es viejísimo, ante mi cara de asombro. Y aunque no soy ningún experto en el tema, yo he escuchado música pop de los 50 y los 60. Comparativamente, eso sí que es viejo.

Si nos ponemos a pensar un poco más caeremos en la cuenta de que la mayoría de géneros musicales que escuchamos hoy nacieron durante el siglo XX, que el cine nació a principios de dicho siglo, y que los videojuegos empezaron su camino en los años 70. Eso, a efectos históricos, fue prácticamente ayer.

También me parece muy curioso que mucha gente pase por crisis existenciales cada año. Como digo, tengo los 28 recién cumplidos, estoy a punto de alcanzar la treintena y, para mí, 28 es un número más. Soy consciente de que esto depende del momento vital en el que cada uno esté y yo, para qué mentir, estoy pasando por uno realmente bueno. Para alguien con otras situaciones, 28 deben ser muchos.

Esta sociedad que nos hemos construido también tiene su propia visión del tiempo. A un deportista con 28 le quedan pocos años de carrera y habrá muchos trabajos que a los que, directamente, no se pueda optar. También se da el caso, pan nuestro de cada día, de mucha gente que no puede trabajar a pesar de quedarles años para jubilarse (pienso en un parado de cincuenta años). En este caso el inclemente no es el tiempo, sino la percepción que la sociedad tiene del mismo.

Mi pensamiento es que, si tenemos algo en esta vida, eso es tiempo. Igual de rápido que se va, tenemos mucho por delante. Cuanto más mayor, más rápido pasa el tiempo y tenemos la certeza de que se va acabando, pero aún así seguiremos teniendo una cantidad considerable de tiempo por delante. Y hay que aprovecharlo lo mejor que podamos, ya sea buscando trabajo, trabajando, estando con familia y amigos o simplemente echando la tarde tranquilamente en el sofá.

]]>
http://adrianperales.com/2017/10/el-paso-del-tiempo/feed/ 0
El arte de molestar http://adrianperales.com/2017/09/el-arte-de-molestar-2/ http://adrianperales.com/2017/09/el-arte-de-molestar-2/#respond Thu, 28 Sep 2017 08:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3266 Últimamente me está pasando algo muy curioso y es que, allá donde vayamos, nos encontramos o bien con niños dispuestos a dejarse los pulmones en el berrinche de su vida, o bien con lo que mi novia y yo hemos venido en denominar una singer. Empecemos con los niños. Lo más habitual es encontrarse con … Continuar leyendo "El arte de molestar"]]>

Últimamente me está pasando algo muy curioso y es que, allá donde vayamos, nos encontramos o bien con niños dispuestos a dejarse los pulmones en el berrinche de su vida, o bien con lo que mi novia y yo hemos venido en denominar una singer.

Empecemos con los niños. Lo más habitual es encontrarse con infantes de corta edad con un llanto de tales decibelios que son capaces de romper los tímpanos del más pintado. Pero esto no es lo más grave que uno se puede encontrar (el llano de un niño es molesto, sí, pero es de las pocas formas de manifestarse que tiene un crío): más aún resultan esos chavales con pocos años más (hasta unos doce) que, como niños que son, tienen que jugar, correr y gritar, pero sus padres son tan despreocupados que no son capaces de llamarles la atención para que mantengan la compostura en lugares donde es necesario hacerlo.

Un caso que me pasó el año pasado se me quedó en la mente. Fui a cenar con mi madre y nos metimos dentro del local para estar más tranquilos. Pasado un rato entró un grupo de niños, cuyos padres estaban en la terraza unas cuantas mesas alejadas del sitio. Los niños, como niños que son, se dedicaron a jugar, correr y gritar, y por allí no apareció ninguno de los padres hasta que terminaron de comer. Llegaro a quitarme la silla en un momento que me levanté al servicio, en un despiste de mi madre.

La reprimenda del padre fue, en un tono condescendiente: «Venga, chicos, esta no es forma de comportarse en un restaurante». Que no digo yo que le diera una somanta de palos a los niños (que, insisto, son niños y tienen que jugar), pero qué menos que un par de gritos para ponerlos firmes. Los niños pasaron de la «reprimenda».

Por otro lado tenemos el apasionante fenómeno de las singer. Normalmente son chicas a las que, evidentemente, les encanta cantar, y que tienen el irrefrenable deseo de que todo el bloque las escuche, a pesar de que no atinen con una nota. Y lo dice alguien que tampoco atina, pero la diferencia entre gente como yo y las singer es que yo solo canto en la ducha, y para que no se entere nadie. Una singer puede estar horas cantando a grito limpio y no inmutarse. En español, en inglés, en francés, da lo mismo: ellas se atreven con todo y no entonan en nada.

El caso de las singer es menos flagrante porque, después de todo, las muchachas están en su casa y allí pueden hacer lo que les venga en gana, a pesar de que estar gritando durante horas no sea algo que me parezca civilizado. Sin embargo, el caso de esos niños que se dedican a molestar y a los que sus padres apenas amonestan me parece, simple y llanamente, falta de civismo y de educación.

Aunque cualquiera puede comprobar esto en muchas situaciones del día a día, hay una prueba muy sencilla: fijarse en cuánta gente deja salir antes de entrar a la hora de subir a un tren. Ya os lo adelanto: muy poca gente.

Imagen: Flickr, CC BY.

]]>
http://adrianperales.com/2017/09/el-arte-de-molestar-2/feed/ 0
Epitafio http://adrianperales.com/2017/09/epitafio/ http://adrianperales.com/2017/09/epitafio/#respond Tue, 26 Sep 2017 21:10:42 +0000 http://adrianperales.com/?p=3313 ¿No se han parado a pensar que las biografías de Twitter son como un epitafio autoimpuesto? Si se salen de él es como si estuvieran muertos.

]]>
http://adrianperales.com/2017/09/epitafio/feed/ 0
Mi experiencia en un curso de mindfulness en el aula http://adrianperales.com/2017/09/mi-experiencia-en-un-curso-de-mindfulness-en-el-aula/ http://adrianperales.com/2017/09/mi-experiencia-en-un-curso-de-mindfulness-en-el-aula/#comments Thu, 21 Sep 2017 08:14:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3111 Aunque muchos puedan pensar lo contrario, los profesores tenemos que formarnos durante nuestra carrera profesional. La razón más importante debería ser el enriquecimiento personal, pero los concursos de traslados piden cierto número de puntos que, al final, te llevan a hacer cursos a tontas y a locas. En esta situación me encontraba yo el curso … Continuar leyendo "Mi experiencia en un curso de mindfulness en el aula"]]>

Aunque muchos puedan pensar lo contrario, los profesores tenemos que formarnos durante nuestra carrera profesional. La razón más importante debería ser el enriquecimiento personal, pero los concursos de traslados piden cierto número de puntos que, al final, te llevan a hacer cursos a tontas y a locas.

En esta situación me encontraba yo el curso pasado. Tenía horario de tarde, y el único curso al que pude optar, el único que se celebraba en horario de mañana en un CEP cercano, era un curso sobre mindfulness en el aula. Con el único fin de conseguir los puntos pertinentes, allí que fui yo.

Lo primero que me encontré fue una instructora muy mindfulness. Delgadita, hablar quedo, pausado. Muy enterada de lo suyo, puesto que nos recomendó mucha y muy variada bibliografía sobre el tema, y realmente buena profesora, porque nos explicó con claridad y nos enseñó muchas prácticas que sirvieron a muchos de los profesores asistentes.

El problema para mí fue que esas prácticas teníamos que hacerlas nosotros antes de enseñarlas a los alumnos. Y ya podéis imaginar qué pasó conmigo, dormilón por naturaleza, cuando me pusieron a meditar durante varios minutos (desde los tres hasta los veinte) después de haberme acostado tarde (saliendo de trabajar a las diez o las once de la noche, como comprenderéis, no me iba a acostar a las doce).

Me podía el sueño. Y cuando no, me sentía realmente ridículo. Me tenía que poner a respirar profundamente, a seguir la respiración subiendo y bajando dedos por la mano, a meditar tirado en el suelo, a meditar en movimiento… delante de otros profesores, y ponerlos a ellos a meditar.

El mindfulness me parece una práctica muy interesante a nivel individual. De hecho, me creo los beneficios científicos que aseguran que tiene. Pero veo un gran problema querer llevar eso a las aulas, por muchos motivos.

Lo primero es la duda, creo que muy lícita, de la utilidad del ejercicio en adolescentes. Vale que en Estados Unidos y otros países están haciendo estudios, pero España no es Estados Unidos. Me pregunto si no sería mejor leerles un relato o algún otro texto al empezar o terminar la clase que dedicar ciertos minutos a un ejercicios cuyo objetivo, estoy seguro, los alumnos no entenderán del todo, un ejercicio en el que más de uno se dedicará a hacer el cafre viendo que el profesor se pone a meditar.

Aparte de la imagen que se transmite a los chavales: «este es el flipado que nos hace meditar». Lo veo, y bastante denostada está nuestra profesión.

Pero, sin duda alguna, la mayor duda es si esto será solamente una moda para dar a la educación un falso aire de modernidad. Si los efectos en adolescentes no son claros, los docentes no tenemos ni el tiempo ni los recursos necesarios para dedicar minutos a una práctica como el mindfulness.

Creo que el problema de la educación va bastante más allá de hacer meditar a los alumnos en clase, pero para afrontar dichos problemas la administración se tiene que gastar en dinero en soluciones más tangibles y no en cursos sobre meditación.

]]>
http://adrianperales.com/2017/09/mi-experiencia-en-un-curso-de-mindfulness-en-el-aula/feed/ 2