Adrián Perales http://adrianperales.com Blog personal sobre cultura, educación, tecnología y algo más Sat, 20 Jan 2018 16:03:40 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.2 http://adrianperales.com/wp-content/uploads/2017/03/cropped-logo-adrianperalescom-32x32.png Adrián Perales http://adrianperales.com 32 32 ‘Harry Potter’ (I): Los libros y yo http://adrianperales.com/2018/01/harry-potter-i-los-libros-y-yo/ http://adrianperales.com/2018/01/harry-potter-i-los-libros-y-yo/#respond Sat, 20 Jan 2018 16:02:41 +0000 http://adrianperales.com/?p=3402 Voy a empezar una serie de entradas para hablar de la saga Harry Potter. Estoy acabando la saga principal, y lo cierto es que tengo muchísimo que contar sobre las novelas del niño mago. Comienzo con esta entrada, donde hablo de mi relación con los libros. Para mí, hablar de la saga Harry Potter es … Continuar leyendo "‘Harry Potter’ (I): Los libros y yo"]]>

Voy a empezar una serie de entradas para hablar de la saga Harry Potter. Estoy acabando la saga principal, y lo cierto es que tengo muchísimo que contar sobre las novelas del niño mago. Comienzo con esta entrada, donde hablo de mi relación con los libros.

Para mí, hablar de la saga Harry Potter es hablar de mi infancia. Yo era el público objetivo de J. K. Rowling cuando empezó a publicar su prestigiosa saga en 1998 y, como buena parte de mi generación, empecé a leerla cuando aún no se había publicado el quinto libro, poco antes o poco después (no recuerdo) de salir la primera película. Los tres primeros los devoré y los disfruté muchísimo; de hecho, del tercero presenté un trabajo en la asignatura de Lengua en segundo de ESO.

Ocurrió que los libros cada vez eran más extensos y densos. El cuarto libro ya me pareció lento, el quinto se me hizo muy pesado, el sexto para qué contaros, y cuando salió el séptimo… ni siquiera me lo terminé. Mis intereses como lector estaban ya en otros géneros.

Con esta relectura me he dado cuenta de que me acordaba bastante bien de todo lo que ocurría del primer al quinto libro (sobre todo en los tres primeros, como ya he dicho), pero el sexto y el séptimo los he leído prácticamente como la primera vez. De hecho, la mitad del séptimo era, literalmente, la primera vez.

Entonces, si ya mis intereses habían cambiado, ¿por qué volver ahora?

Se han dado varias circunstancias.

Por un lado, el universo mágico de Rowling está bastante de actualidad últimamente a nivel comercial. Se publicó Harry Potter y el niño maldito, el guion de la obra de teatro que concluye (de momento) la saga principal y que, evidentemente, no lo leí en su publicación por no haber terminado el séptimo libro.

Por otro lado, el estreno de Animales fantásticos y dónde encontrarlos resultó en una película que, como también os conté ya, me encantó. Como ya es sabido, es el pistoletazo de salida de una nueva saga cinematográfica que, personalmente, me llama muchísimo la atención por explorar más del mundo mágico.

Esta película trajo consigo una reedición del libro homónimo, se han reeditado todos los libros de la saga en tapa blanda, hay ediciones ilustradas, se están publicando libros recopilatorios donde se habla de diferentes elementos, exposiciones… Vaya, que quien tenga un mínimo de interés en la saga, va se está encontrando un pequeño bombardeo de novedades.

En otras circunstancias todo esto me hubiera dado igual, pero ha ocurrido algo más. Mi renovado interés por la saga viene por mi viaje a Londres en 2016. Como ya os conté, una parte estuvo dedicada al niño mago: compramos la primera parte de la saga (en inglés, claro), fuimos a King’s Cross y terminamos con el tour por los estudios de Warner Bross.

Más aún: mi novia y algunos de mis nuevas amistades son muy aficionadas al universo Potter, se llaman «sangre sucia» unos a otros y hablan de detalles bastante frikis de la saga tanto literaria como cinematográfica.

Película, libro, Londres, amigos, un gusto antiguo por el niño mago y una pila de libros por leer que no me recomendaban emprender la lectura de una saga tan extensa. Todo estaba en mi favor para reemprender la lectura y terminar con el guion de la obra de teatro, la cual, dicho sea de paso, me gustaría ver en Londres.

Con los audiolibros de toda la saga colocados en cualquier aparato que emitiera sonido, allá que me fui a la lectura de esta apasionante saga. Y menos mal, porque si tenía que esperar a tener tiempo para sentarme a leer, esta odisea me hubiera llevado, literalmente, años. Y ya bastante tiempo dediqué a Canción de hielo y fuego.

]]>
http://adrianperales.com/2018/01/harry-potter-i-los-libros-y-yo/feed/ 0
La superioridad y la ostentación en redes sociales http://adrianperales.com/2018/01/la-superioridad-y-la-ostentacion-en-redes-sociales/ http://adrianperales.com/2018/01/la-superioridad-y-la-ostentacion-en-redes-sociales/#comments Thu, 11 Jan 2018 09:12:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3386 Es bien sabido que las redes sociales son la tierra del ego, y que si tuvieran un botón “me gusto”, todo el mundo lo pulsaría en cada una de sus publicaciones. A partir de este pensamiento me gustaría hablar de dos comportamientos que veo muy habitualmente en redes sociales. El aire de superioridad Todos sabemos … Continuar leyendo "La superioridad y la ostentación en redes sociales"]]>

Es bien sabido que las redes sociales son la tierra del ego, y que si tuvieran un botón “me gusto”, todo el mundo lo pulsaría en cada una de sus publicaciones. A partir de este pensamiento me gustaría hablar de dos comportamientos que veo muy habitualmente en redes sociales.

El aire de superioridad

Todos sabemos que en Twitter somos los mejores y que estamos en posesión de la verdad absoluta, por eso es imprescindible que nuestros seguidores conozcan dicha verdad. Incluso cuando estamos hablando con alguien. La forma de hacer esto, claro, es hacer pública cualquier mención con un pensamiento contrario para ridiculizarlo.

Es decir: yo tengo una conversación en las menciones con una persona que no sigo, y como lo que dice dicha persona no me gusta porque pienso que no tiene razón, pues hago un tuit público para que todos mis seguidores se enteren, pero sin compartir o mencionar el mensaje de partida. Claro, mis seguidores, que están de acuerdo con mis ideas, me tocan las palmas. Y si al interlocutor le da por mirar dichos tuits públicos, se le cae la cara de vergüenza porque se está hablando de sus opiniones a sus espaldas.

Soy usuario de Twitter desde 2009, aunque hice un patrón de año y medio. ¿Dónde quedó esa red sana donde todos compartíamos lo que sabíamos y había buen rollo? ¿Desapareció en 2011? Y no es cuestión de que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor: cualquiera que lleve en la red del pajarito desde hace unos años habrá observado que el mal rollo y la tontería ha aumentado muchísimo en los últimos años.

Lo peor es que da lo mismo que hayas filtrado tu timeline para no tener gente así, porque si mencionas a alguien te puedes cruzar con uno.

La ostentación

Hay una práctica en Facebook que siempre me ha dado mucha rabia: felicitar a las personas por su cumpleaños de manera pública. Hay quien me ha defendido que no tiene importancia, que se hace simplemente porque la plataforma te lo recuerda y dejar un mensaje público es una muestra de que la otra persona te importa. Yo lo veo un gesto totalmente vacío y que solo demuestra lo siguiente: quieres que la gente vea que te acuerdas de mí, pero no te acuerdas de mí realmente.

Yo le doy mucha importancia a la fecha de mi cumpleaños, es cierto. Tanto es así que en Facebook la tengo oculta ahora que he visto cómo hacerlo, y antes tenía una fecha falsa. Quiero que me felicite la gente que realmente se acuerde de mí, nada más. Es una tontería y lo sé, pero allá cada uno con sus manías.

Que me feliciten porque una plataforma lo recuerde me parece, insisto, algo totalmente vacío. Pero voy un paso más allá: he visto a gente felicitar a personas que no tienen cuenta en la red social. Una abuela, una persona fallecida y casos similares.

Si esa persona no va a leer esas palabras, ¿para qué escribirlo en una red social? Sobre todo cuando la mayoría de personas no sabe configurar la privacidad en Facebook y lo que va a conseguir es que lean dicho mensaje personas posiblemente ajenas o muy poco conocidas.

Para mí, escribir un mensaje público en redes sociales dedicado a alguien que no lo va a leer no se traduce como «quiero mucho a esta persona» sino como «mirad todos cómo quiero a esta persona». La única intención de ese mensaje, desde mi punto de vista, es conseguir reacciones y comentarios. Un gesto vacío.

Quizá llamar a esa persona o ir a verla es un esfuerzo demasiado grande. Dar cariño real supone escribir más de cuatro tonterías en una red social. Sé que afirmar esto es ir demasiado lejos porque escribir un mensaje en Facebook no tiene por qué significar que no se dé cariño en el día a día, pero no puedo evitar pensarlo. De nuevo, allá cada uno con sus manías.

Conclusión

Todo esto es reflejo de nuestra personalidad, o de esa parte de nuestra personalidad que reflejamos en las redes. Soy consciente de que mucha gente no reflexiona sobre su actitud frente a la pantalla o simplemente no le ve menor importancia.

He estado tiempo sin redes sociales y he acabado volviendo por tener mayor contacto con ciertas personas. Tener ese contacto supone encontrarme con estas actitudes, y muchas otras igual de exasperantes o más.

No me creo tan importante como para pedir que la gente cambie su forma de actuar en redes solo por lo que pueda escribir aquí, pero sí estaría bien que hiciéramos una reflexión sobre cómo nos mostramos en redes sociales.

Imagen: Flickr, CC BY-SA.

]]>
http://adrianperales.com/2018/01/la-superioridad-y-la-ostentacion-en-redes-sociales/feed/ 1
Fotografías http://adrianperales.com/2018/01/fotografias/ http://adrianperales.com/2018/01/fotografias/#respond Tue, 09 Jan 2018 09:13:41 +0000 http://adrianperales.com/?p=3376 Continuar leyendo "Fotografías"]]> Tengo catorce años de mi vida almacenados en forma de fotos digitales. Eso supone la mitad de mi existencia y, aun así, me gustaría tener más. De hecho, voy a procurar tener más, escaneando fotos antiguas. No tendrán datos EXIF ni florituras, pero podré acceder a esos recuerdos desde mis aparatos electrónicos, que después de todo son lo que más utilizo.

En ese sentido me dan envidia quienes han nacido en estos tiempos, rodeados de cámaras. Con un uso responsable de los mismos podemos tener registro de toda nuestra vida para volver cuando queramos. En este 2018 me he propuesto recuperar mi vieja costumbre de fotografiar más a menudo.

]]>
http://adrianperales.com/2018/01/fotografias/feed/ 0
Los supermercados son sitios agobiantes http://adrianperales.com/2018/01/los-supermercados-son-sitios-agobiantes/ http://adrianperales.com/2018/01/los-supermercados-son-sitios-agobiantes/#comments Thu, 04 Jan 2018 09:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3380 Ir a comprar es uno de las costumbres más cotidianas que podamos encontrar en nuestro día a día. Forma parte del cuidado de la casa, y tarde o temprano es una obligación a la que no podemos faltar. Yo soy muy defensor del comercio local: me gusta, siempre que puedo, ir a comercios de barrio. … Continuar leyendo "Los supermercados son sitios agobiantes"]]>

Ir a comprar es uno de las costumbres más cotidianas que podamos encontrar en nuestro día a día. Forma parte del cuidado de la casa, y tarde o temprano es una obligación a la que no podemos faltar. Yo soy muy defensor del comercio local: me gusta, siempre que puedo, ir a comercios de barrio. Pero hay veces en las que me resulta inevitable ir a un gran supermercado, o lo que es peor, a un centro comercial.

Los centros comerciales que tenemos en Cádiz no son especialmente grandes pero, como persona con problemas de visión, ir a un supermercado o a un centro comercial puede ser una auténtica odisea y una experiencia muy poco gratificante. Es uno de esas costumbres que son totalmente rutinarias y para nada problemáticas para una persona que no tenga ninguna dificultad.

A la hora de escribir se me han ocurrido tres problemas propios de ir a un centro comercial, y un cuatro que está relacionado.

El primer problema es que cambien las cosas de sitio, como suelen hacer buena parte de los supermercados. El objetivo de esto es que el comprador vaya al sitio donde está acostumbrado, se encuentre nuevos productos y que estos le llamen la atención para ganar una posible compra más. Sin embargo yo (e imagino que la mayoría de personas con problemas de vista) vamos a comprar a tiro hecho: vamos directamente al sitio donde sabemos que están las cosas porque directamente no vemos lo de las estanterías, no entramos a un centro comercial «para mirar a ver qué hay». Que nos cambien las cosas de sitio supone preguntar a un reponedor o estar bastante tiempo dando infructíferas vueltas para, posiblemente, no encontrar lo que buscamos.

Que no haya nadie para ayudar también es un problema importante. Supongamos que entro a un supermercado que no conozco, o a uno que ya conozco pero para buscar un nuevo producto. Después de dar unas cuantas infructíferas vueltas decido pedir ayuda… y no encuentro a nadie. ¿Qué hacer en ese momento? Es terriblemente frustrante. Por dar nombres, en Mercadona es habitual encontrar a reponedores que no suelen poner ningún problema en acompañarte, sin embargo en Carrefour es rara la vez que encuentro a alguien siquiera que trabaje allí, menos aún que estén dispuestos a acompañarte al sitio correcto.

El tercer y último posible problema directo es que haya mucha gente comprando. Alguna vez he ido a un centro comercial con una persona ciega. Tuvo que cerrar su bastón porque de gente que había y de golpes que daba le resultaba completamente inútil. Tuvo que confiar totalmente en mí y en que el resto de personas no le dieran golpes al pasar. La confianza en mí le salió bien, lo otro ya no tanto. Y no sé si una persona ciega va de normal a un centro comercial; diría que no.

Problema extra: que las webs de los supermercados sean inaccesibles o no existan. En lo personal no tengo demasiados problemas a la hora de comprar en un supermercado, sobre todo porque ya sé dónde acudir para que sea cómodo para mí, pero, como acabo de indicar, para una persona ciega, la tarea es mucho más compleja o imposible. Para personas ciegas o para personas con dificultades que queramos mayor comodidad, comprar por internet es una solución maravillosa… si el supermercado tiene web para comprar, claro. En lo particular estoy usando Soysuper, pero no sé si es accesible o no, y me consta que hay ciertas webs que no lo son. Esto son pérdidas para el supermercado: invertir en una web accesible son beneficios para ellos a la larga.

En definitiva, son muchos y muy variados los problemas que podemos encontrar en un centro comercial, y esto son solo los ejemplos de los que yo he podido situar. Estaré encantado de leer alguno más en los comentarios, o de conocer opiniones al respecto.

Imagen: Pixabay, CC0.

]]>
http://adrianperales.com/2018/01/los-supermercados-son-sitios-agobiantes/feed/ 2
¡Hola, 2018! http://adrianperales.com/2017/12/hola-2018/ http://adrianperales.com/2017/12/hola-2018/#respond Fri, 29 Dec 2017 13:37:52 +0000 http://adrianperales.com/?p=3374 El año pasado ya hice mi pequeño recuento personal del 2016, y aquí estoy de nuevo. Esta vez, claro, para hablar de 2017, no estoy tan tonto como para hacer recuento del 2016 una segunda vez. Perdón por el chiste malo. Antes que nada, a mí me gusta mucho la Navidad, así que os deseo … Continuar leyendo "¡Hola, 2018!"]]>

El año pasado ya hice mi pequeño recuento personal del 2016, y aquí estoy de nuevo. Esta vez, claro, para hablar de 2017, no estoy tan tonto como para hacer recuento del 2016 una segunda vez. Perdón por el chiste malo.

Antes que nada, a mí me gusta mucho la Navidad, así que os deseo a todos que hayáis pasado una buena Nochebuena y que recibáis el año con ganas rodeados de vuestros seres queridos.

Voy a seguir la misma estructura del año pasado: repaso de 2017 con mi vida personal, vida profesional y vida frente a la pantalla, propósitos para 2018 y cierre. Será una entrada larga, pero no tanto como el año pasado.

Vida personal

He viajado a París, a Zaragoza y he pasado por tres casas diferentes. Por desgracia, también hemos pasado por ciertos problemas que hemos vivido lo mejor que hemos sabido. Un año movido, a fin de cuentas. No me puedo quejar demasiado pero sí puedo desear que la situación mejore un poco.

Vida profesional

Terminé el curso 16-17, que fue duro en bastantes sentidos, y he empezado el 17-18 en un centro que me encanta, me da bastante libertad, con un alumnado muy bueno y con el que me siento verdaderamente cómodo. Este año sí me puedo salir un poco más de los moldes tradicionales y hacer ciertas actividades más creativas, lo cual es un gustazo con un alumnado que responde. También le estoy dando bastante caña a mi blog de aula lenguatica.es.

Vida frente a las pantallas

Me he pasado a Apple, uso los programas que tengo que usar y he vuelto a las redes sociales centralizadas. El único sitio donde comento mis andanzas tecnológicas es en el Slack de Wintablet. Nada más que declarar, señoría. Incluso yo me sorprendo de que esto sea así.

Repasando los propósitos de 2017

Antes que nada, vamos a ver qué escribí el año pasado, y voy a comentar qué grado de consecución tiene cada uno de los puntos.

  • Comer menos en la calle y perder peso. Lo único que haré será controlar lo que como, puesto que no estoy en disposición de hacer mucho más ahora mismo.

Fracaso total y absoluto. Como menos en la calle pero sigo picoteando demasiado, lo cual me ha llevado a coger aún más peso.

  • Aprender a cocinar, aunque sea algún plato sencillo. Tirar de precocinados no debe ser muy sano, y hacerlo todo vuelta y vuelta a la plancha limita mucho la dieta.

Mi novia me ha enseñado a hacer alguna cosilla, pero no lo puedo dar por conseguido ni siquiera en pequeño grado, no sería sincero. Fracaso total.

  • Repasar francés.

Esto lo puse con vistas al viaje a Francia, y si bien no he recuperado mi fluidez antigua, sí que he recordado gramática y vocabulario. Lo puedo dar por conseguido.

  • Los de siempre: seguir aprendiendo inglés, esperanto y guitarra; leer más y escribir algo de ficción. Son eternos propósitos a los que no pienso renunciar, como dije el año pasado.

Inglés y esperanto: digamos que no lo he dejado de lado y me he mantenido. Guitarra: casi nada. Leer más: casi he terminado la saga Harry Potter, aunque sea con ayuda de los audiolibros. Escribir algo de ficción: he escrito algún relato. En global, puedo decir que este propósito está conseguido, al menos para mis exigencias actuales.

  • Hacer algunos cursos de formación. Primero para beneficio personal, segundo para aumentar los puntos del concurso de traslados.

Hice uno, del que os hablé aquí en el blog. Dada mi experiencia, lo doy por conseguido.

  • Intentar salirme de lo tradicional en lo que queda de curso.

En el curso pasado hice alguna actividad extra, y este curso sí estoy saliéndome más del tiesto, así que lo doy por conseguido.

  • Mantener una periodicidad en este blog.

Totalmente conseguido. Pocas semanas ha habido sin una entrada, y a principios de año publiqué bastantes entradas pequeñitas. Estoy muy satisfecho con este punto.

Cuatro propósitos y medio conseguidos de los siete que me marqué, yo creo que está bastante bien.

Propósitos para 2018

  • Perder peso. En enero me voy a apuntar a un gimnasio. No voy a prometer el oro y el moro porque me conozco, pero sí me propongo ir y mantener cierta regularidad, siempre dependiendo de lo que me deje mi trabajo.
  • Conseguir algún título de idiomas. También en enero me quiero apuntar a una academia de inglés para conseguir un B1, e incluso me gustaría ir por un B2, aunque no sé si eso es ya demasiado para un año.
  • Leer más. Ahora que estoy con los audiolibros no pienso perder la costumbre.
  • Iniciarme en la edición de vídeo. Tengo una idea que me ronda desde hace medio año y quiero ponerla en práctica.
  • Mantener la periodicidad del blog. Lo escribo solo para revisarlo, porque estoy convencido de que lo haré: he encontrado una forma de trabajar en el blog ideal para mis circunstancias.

Estos cinco los veo bastante factibles. Como veis, he renunciado a la cocina porque ya he visto que lo mío con los fogones es imposible. Pero no me quiero olvidar de los típicos:

  • Escribir más ficción. Este año he escrito dos relatos, en 2018 quiero escribir como mínimo tres.
  • Seguir con el esperanto. Tengo el curso de Duolingo que, aunque no es perfecto, me permite aprender y repasar palabras.
  • Seguir con la guitarra. A ver si aprendo a tocar alguna canción entera, al menos.

Puede parecer mucho, pero soy plenamente consciente de mis circunstancias actuales y me planteo estos propósitos no como obligaciones, sino como objetivos que cumplir poco a poco, sin prisa y sin obligaciones. Este año me ha parecido un ejercicio sano hacer este recuento, el año que viene ya veremos.

Encarando el nuevo año

El año pasado dije que los años impares se me suelen dar peor que los pares, y en 2017 se ha cumplido bastante, por razones normalmente ajenas a mi control de estos que te escupe la vida de tanto en tanto. Esperemos que 2018 sea más relajado en este sentido y cuando escriba la entrada hermana a esta el año que viene pueda decir que sí, que este año par ha sido fabuloso.

Este año no han sido mil quinientas palabras pero sí mil, así que acabo ya esta entrada, no sin antes insistir en mis buenos deseos para este año y que nos sigamos encontrando aquí, en este pequeño rinconcito personal que escribo para mí y para todo aquel que esté dispuesto a leerme.

Un saludo.

Imagen: Pixabay, CC0.

]]>
http://adrianperales.com/2017/12/hola-2018/feed/ 0
No se puede abarcar todo http://adrianperales.com/2017/12/no-se-puede-abarcar-todo/ http://adrianperales.com/2017/12/no-se-puede-abarcar-todo/#respond Thu, 21 Dec 2017 21:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3352 Esta entrada es una obviedad. Solo voy a reflexionar brevemente sobre la afirmación que da título a la entrada aplicada al mundo del ocio. Vivimos en una época en la que es extremadamente fácil perder el tiempo o emplearlo con algo que nos interese. Libros, películas, series, música, videojuegos y el portal a tanto que … Continuar leyendo "No se puede abarcar todo"]]>

Esta entrada es una obviedad. Solo voy a reflexionar brevemente sobre la afirmación que da título a la entrada aplicada al mundo del ocio.

Vivimos en una época en la que es extremadamente fácil perder el tiempo o emplearlo con algo que nos interese. Libros, películas, series, música, videojuegos y el portal a tanto que es internet son solo algunas de las opciones en la que podemos emplearlo sin siquiera salir de casa.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando queremos conocer, ver, leer, escuchar… mucho de todo lo anterior? Si me pongo a pensar, a mí me gusta la lectura, el cine, las series, los podcast, revisar mi lector de feeds, escuchar música (una afición que también necesita atención si se quiere) y los videojuegos cada vez vuelven a llamarme más.

La pregunta es, ¿se puede abarcar todo esto? La respuesta es clara: obviamente, no.

El hecho de tener tal variedad de gustos y no poder abarcarlo todo acaba generando cierto sentimiento de ansiedad o de impotencia, parece que el día tiene menos horas de lo que debería. Este es un sentimiento contra el que tenemos que luchar y grabarnos lo siguiente: no se puede abarcar todo.

Mi mayor pecado con este tema era guardar artículos para leer después. Cuando tenía el suficiente tiempo para emplearlo en leer todo lo pendiente, al final acababa leyendo durante horas artículos de hace meses. Esto se ha atenuado con los audiolibros, por suerte.

La solución en realidad es bastante obvia, pero muy difícil de llevar a cabo según la época. Filtrar. Hacer solo aquello que el cuerpo pida cuando lo pida. Por ejemplo, yo ahora llevo un tiempo en el que no estoy descubriendo grupos de música nuevos y en el que apenas escucho podcast. Cuando vuelva a apetecerme me pondré a buscar grupos y a escuchar podcast como un loco, y después pasaré a otra cosa. La clave para mí está en no resistirse.

Para mí es imposible hacer como muchas personas que se centran en uno o dos temas (tengo un amigo que lee muchísimas novelas y escucha muchísima música, pero apenas presta atención a todo lo demás y cuando le hablo de podcast arruga un poco el gesto). A mí me gusta descubrir cosas nuevas en todos los ámbitos y aprender algo de todos ellos.

Eso si, esto de «dejarse llevar» puede acarrear un problema grande: cuando hay que obligarse a hacer algo. Por ejemplo, la escritura. Escribir puede considerarse una afición, pero cuando uno quiere escribir un relato o una novela tiene que tomarse la escritura como un segundo trabajo. Lo mismo el editar un vídeo, por poner otra afición algo sacrificada. Se hace con gusto, pero hace falta establecer cierta disciplina para que no nos dejemos llevar por el resto y, durante un tiempo, centrarnos en eso que queremos completar. Igual que en el trabajo.

En resumen, está muy bien querer hacer mil cosas, pero es imposible abarcarlo todo y el truco está, para mí, en dejarse llevar por lo que pida el cuerpo en cada momento sin sentir ansiedad por ello, con la excepción de esos momentos en los que queramos completar alguna tarea creativa, en la que nos debemos centrar solamente en ella.

Imagen: Pixabay, CC0

]]>
http://adrianperales.com/2017/12/no-se-puede-abarcar-todo/feed/ 0
Leer en audio, una opción más que interesante http://adrianperales.com/2017/12/leer-en-audio-una-opcion-mas-que-interesante/ http://adrianperales.com/2017/12/leer-en-audio-una-opcion-mas-que-interesante/#respond Thu, 14 Dec 2017 09:00:00 +0000 http://adrianperales.com/?p=3346 Últimamente estoy haciendo mucho uso de audiolibros. Este descubrimiento (o redescubrimiento, porque conocerlos ya los conocía, solo que no les había prestado atención) viene favorecido por mis actuales circunstancias. Dispongo de poco tiempo para sentarme a leer, pero sí tengo bastantes momentos en los que no me cuesta nada ponerme un audiolibro: el camino de … Continuar leyendo "Leer en audio, una opción más que interesante"]]>

Últimamente estoy haciendo mucho uso de audiolibros. Este descubrimiento (o redescubrimiento, porque conocerlos ya los conocía, solo que no les había prestado atención) viene favorecido por mis actuales circunstancias.

Dispongo de poco tiempo para sentarme a leer, pero sí tengo bastantes momentos en los que no me cuesta nada ponerme un audiolibro: el camino de casa a la estación, en el tren, mientras hago alguna tarea de la casa… Si me pongo a sumar ratos resulta que avanzo bastante rápido en la novela, un avance que se acentúa si por las tardes saco un rato para sentarme a leer o a escuchar.

Con esta forma de leer he llegado a completar libros en una semana, lo cual es todo un logro para mí.

Mucha gente no considera el escuchar un audiolibro lo mismo que leer porque entran en juego habilidades diferentes, pero lo cierto es que me es indiferente. Debido a esta falta de tiempo, últimamente no me estoy enfrentando a novelas difíciles desde un punto de vista estilístico, sino que me centro en novelas con una acción más o menos rápida con un argumento sencillo de seguir, y en ese caso lo único que me interesa es saber qué ocurre después. Para eso tampoco se requiere una atención enorme y, aunque fuera una novela más compleja, cuando escucho pongo bastante atención también, así que también sería capaz de seguirla bastante bien.

Hay cada vez es más plataformas para poder descargar audiolibros, pero mi secreto es la Biblioteca digital de la ONCE, un servicio que lleva funcionando literalmente décadas y en el que se pueden descargar audiolibros para uso exclusivo de afiliados. Un filón, porque hay lectores mejores y peores, pero lo lee un ser humano, y la biblioteca tiene muchísimos y muy variados títulos.

Este servicio lo conocía también desde hace años, y sabía de mucha gente que le sacaba mucho provecho: de verdad que no entiendo por qué no había empezado yo a hacerlo también. Nunca es tarde para empezar.

Pero no solo estoy haciendo uso del audio para leer libros: también lo uso para escuchar artículos de los que se guardan para leer más tarde. Con esto tengo una mala costumbre y es que guardo, guardo y guardo y cuando llegan unas vacaciones me paso literalmente horas leyendo artículos, muchos de los cuales han perdido vigencia o interés, pero muchos otros me siguen interesando aun pasados los meses. Con el audio puedo poner me unos cuantos cada día para que así no se me acumulen tantísimo.

Si estáis en una situación parecida a la mía, os recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad al formato audio. Yo estoy escuchando con la aplicación VoiceDream, disponible tanto para Android como para iOS.

Cuando uno tiene la necesidad de leer, cuando se echa de menos el no tener una buena historia entre manos, se hace todo lo posible por tener una novela entre manos. En mi caso he cambiado la novela por los oídos, y la satisfacción es muy parecida si no igual.

]]>
http://adrianperales.com/2017/12/leer-en-audio-una-opcion-mas-que-interesante/feed/ 0
Una nota lingüística sobre el asunto de Cataluña http://adrianperales.com/2017/12/una-nota-linguistica-sobre-el-asunto-de-cataluna/ http://adrianperales.com/2017/12/una-nota-linguistica-sobre-el-asunto-de-cataluna/#respond Thu, 07 Dec 2017 08:45:35 +0000 http://adrianperales.com/?p=3337 Estamos viviendo unos tiempos extraños con el tema del independentismo catalán. Un referéndum no vinculante montado de cualquier manera, Independencias que duran ocho segundos, boicots a productos catalanes, moossos y policías incómodos… Es una situación durísima y muy compleja de la que no me atrevo a hablar en profundidad porque no tengo ni la formación … Continuar leyendo "Una nota lingüística sobre el asunto de Cataluña"]]>

Estamos viviendo unos tiempos extraños con el tema del independentismo catalán. Un referéndum no vinculante montado de cualquier manera, Independencias que duran ocho segundos, boicots a productos catalanes, moossos y policías incómodos… Es una situación durísima y muy compleja de la que no me atrevo a hablar en profundidad porque no tengo ni la formación necesaria ni las ideas tan claras como para

Lo que sí voy a hacer, ya que voy a escribir algo sobre el asunto (por muy escuetamente que sea) es posicionarme. Puede que solo sea la opinión de un ciudadano español no demasiado informado, pero vistas las barbaridades que se leen en ciertos foros, creo que tengo el derecho a expresarla.

Si hago una simplificación insultante, diré que yo no veo sentido a pelearse por un trozo de país en un mundo cada vez más globalizado. Así se lo he hecho saber a gente que ha intentado convencerme incluso de un independentismo andaluz. A pesar de que en su momento tuve mis reticencias y a pesar de sus muchos defectos, creo que la Unión Europea tiene muchas ventajas, y atomizar aún más los países me parece un gran error

Teniendo esto en cuenta, es bien cierto que una parte del pueblo catalán se siente diferente al resto de España, y los que no, al menos deberían tener el derecho de decirlo en las urnas. Pero de un modo constitucional, lo cual requiere paciencia, un gobierno catalán más consciente de sus acciones que el de ahora, y un gobierno central que no mande policías a pegar a los ciudadanos (por muy pocos que fueran, los hubo).

De lo que os quiero hablar hoy, y es un tema al que no se le ha dado mucho bombo, es la división del país en el terreno lingüístico. Basta con observar en cuántos médicos de comunicación se habla de Cataluña y España.

Que yo sepa, hasta que no se diga lo contrario siguiendo las vías correctas para decirlo, Cataluña sigue siendo España, ¿no? Entonces, ¿por qué no se habla de Cataluña y «el resto de» España? ¿No se dan cuenta de que, usando ese lenguaje, consciente o inconscientemente (más bien lo primero) le están dando validez a los políticos independentistas absurdos y solo consiguen dividir el país aún más?

Nótese que he dicho «políticos independentistas absurdos», no «independentismo aburso»: insisto en que el independentismo puede tener su justificación; la forma de actuar de los políticos independentistas, no.

España está dividida, rota, y es una herida que, me temo, va a tardar en cicatrizar. Estamos en un momento en el que es fácil odiar a todo el mundo (véase los atentados del ISIS: la gente culpa a todos los musulmanes; ahora tachan a todos los catalanes de independentistas), los medios de comunicación y los ciudadanos deberíamos cuidar nuestra forma de hablar para no difundir ideas equivocadas o inexactas.

Que lo digan los catalanes independentistas tiene un pase, porque después de todo lo que quieren es diferenciarse, pero ni todos los catalanes son independentistas ni, insisto, los actuales políticos independentistas se merecen la satisfacción de que todos hablemos de Cataluña como algo enfrentado al resto de España, porque no lo estamos. O no deberíamos estarlo.

]]>
http://adrianperales.com/2017/12/una-nota-linguistica-sobre-el-asunto-de-cataluna/feed/ 0
Dos comedias de teatro en pantalla grande http://adrianperales.com/2017/11/dos-comedias-de-teatro-en-pantalla-grande/ http://adrianperales.com/2017/11/dos-comedias-de-teatro-en-pantalla-grande/#respond Thu, 30 Nov 2017 08:50:36 +0000 http://adrianperales.com/?p=3340 Cualquiera que esté medianamente informado sobre el mundo del cine sabrá que este medio hace uso de cualquier otro arte para nutrirse de historias: cómics (véase la avalancha de películas de superhéroes que lleva con nosotros una década), libros (los best-sellers juveniles y adultos hay adaptados al cine se pueden contar por docenas), vidas de … Continuar leyendo "Dos comedias de teatro en pantalla grande"]]>

Cualquiera que esté medianamente informado sobre el mundo del cine sabrá que este medio hace uso de cualquier otro arte para nutrirse de historias: cómics (véase la avalancha de películas de superhéroes que lleva con nosotros una década), libros (los best-sellers juveniles y adultos hay adaptados al cine se pueden contar por docenas), vidas de personajes y, de vez en cuando, el teatro.

El teatro se puede llevar a la pantalla de diferentes maneras: o bien haciendo una grabación profesional de una obra, en un teatro, o bien adaptando la historia para hacer una película, específicamente. De eso os vengo a hablar hoy: de dos comedias adaptadas a la pantalla grande con tanto mimo que son una verdadera delicia de ver.

Hace un tiempo fui al cine a ver Toc toc, una película española que me pareció absolutamente genial sobre unos enfermos que padecen TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y que se ven obligados a convivir en la sala de espera de un prestigioso psicólogo.

La película adapta una obra de teatro del mismo título, y es algo que se nota. Pocos personajes, una única estancia como escenario de buena parte de la película y la total importancia que tienen la actuación de los personajes y el escenario son algunos de ellos.

Todos estos elementos me hicieron recordar la deliciosa La cena de los idiotas, una película francesa de 1998, otra comedia adaptada del teatro. En este caso hay personas que organizan unas cenas donde invitan a idiotas para dejarlos hablar y reírse de sus estrambóticas aficiones, pero uno de los organizadores se lesiona la espalda, no puede ir, el idiota va a su casa y revoluciona su vida en una noche.

Las similitudes son muy claras: seis o siete personajes que son presentados para pasar rápidamente al escenario principal donde ocurre todo, unas actuaciones que llevan absolutamente todo el peso de la película, y una trama sencilla, llena de equívocos en el caso de La noche de los idiotas y de los trastornos de los personajes en Toc toc.

Otra adaptación de teatro, más conocida incluso que las dos películas que he tratado aquí, es Doce hombres sin piedad. Aunque tiene sus diferencias por ser un drama, también podemos apreciar los elementos de los que he hablado.

Me parece muy de agradecer que se hagan estas adaptaciones del teatro a la gran pantalla para poder ver obras que, de otro modo, quizá sería imposible. Yo tengo muy cerca algunos teatros, pero mi calendario me impide ir todo lo que me gustaría. Cuando se trata de adaptaciones con tanto mimo como estas dos, (aunque la experiencia nunca va a ser comparable a verlo en el escenario) es todo un placer.

Si conocéis alguna adaptación de teatro al cine que merezca la pena conocer, no dudéis en decírmelo en los comentarios, a ver si nos podemos quedar con unos cuantos títulos para disfrutar de estas historias en nuestras pantallas. Si la adaptación es igual de buena que las tratadas aquí, merecerá la pena, seguro.

]]>
http://adrianperales.com/2017/11/dos-comedias-de-teatro-en-pantalla-grande/feed/ 0
‘Highschool of the dead’, el súmmum del absurdo http://adrianperales.com/2017/11/highschool-of-the-dead-el-summum-del-absurdo/ http://adrianperales.com/2017/11/highschool-of-the-dead-el-summum-del-absurdo/#respond Thu, 23 Nov 2017 09:08:15 +0000 http://adrianperales.com/?p=3318 Highschool of the dead: colegiales con tetas gordas matando zombis. El súmmum del absurdo y… la mar de entretenida, la jodía serie. No soy yo de esos a los que les gusta ver pechos pintados (allá cada uno, ojo), el principal reclamo de la serie, pero es que la historia tiene tantos momentos absurdos que al … Continuar leyendo "‘Highschool of the dead’, el súmmum del absurdo"]]>

Highschool of the dead: colegiales con tetas gordas matando zombis. El súmmum del absurdo y… la mar de entretenida, la jodía serie.

No soy yo de esos a los que les gusta ver pechos pintados (allá cada uno, ojo), el principal reclamo de la serie, pero es que la historia tiene tantos momentos absurdos que al final acabo viéndola simplemente por esa risa tonta por tanta locura junta.

Hablamos de una serie en la que un friki de las armas se encuentra en su salsa porque ahora puede usar sus conocimientos. Hablamos de una serie en la que un tío usa los bamboleantes pechos de su amiga como soporte para un fusil. Hablamos de una serie en el que una muchacha se pone cachonda por matar zombis con una katana y en la que el maromo del grupo le dice en tono confidente que se acepte a sí misma mientras le coge una teta.

Magistral, señores.

¿Recomiendo su visionado?

No.

De hecho, si yo no la hubiera visto en esa época en la que tenía más tiempo libre, seguramente la habría ignorado. Pero la vi y, de tanto en tanto, no puedo evitar recordarla.

]]>
http://adrianperales.com/2017/11/highschool-of-the-dead-el-summum-del-absurdo/feed/ 0