Doctor Rarito o la súper-saturación

¿Puede que me haya saturado de superhéroes? Digo esto después de haberos hablado hace poco de de diferentes series, donde concluí que seguiría disfrutando. Se estrenó en Netflix Luke Cage, ha empezado la quinta temporada de Arrow y Flash… y no he visto ninguna de las tres. Vi el primero de Arrow y me pareció tan rutinario que no he visto más. Sin embargo, cuando vi el anuncio de Doctor Strange pensé que sería un superhéroe diferente y me animé a ir al cine para verla. No debí hacerlo.

Continuar leyendo “Doctor Rarito o la súper-saturación”

Cine veraniego

Este verano he visto mucho cine. Más del que me esperaba, incluso. Y es que, en estas fechas de tiempo libre y dado que durante el curso voy muy poco, cómo no resistirse a una entrada de cine y unas buenas palomitas para desconectar las neuronas y disfrutar de un entretenimiento en pantalla grande. Como siempre, acción y animación, que es el que a mí me gusta ver en las salas; cine palomitero, vaya.

Continuar leyendo “Cine veraniego”

¡Abracadabra! (sobre películas de magia)

Estos días he visto tres que comparten un mismo tema: la magia (la real, la que se hace en teatros, no en mundos maravillosos o paralelos). A pesar de compartir ese tema, las tres son muy diferentes: ‘El ilusionista’, ‘Ahora me ves’ y ‘El truco final’.

‘El ilusionista’ no la recordaba tan mala. El argumento resulta insustancial a pesar de querer contar una gran historia, sólo tiene un personaje que merezca la pena (tanto por la actuación del actor que le da vida como por su historia), es predecible y el final, ilógico.

‘Ahora me ves’ es todo efectos especiales, y aunque cuenta con grandes actores, están completamente desaprovechados. Todo esto daría una gran película de entretenimiento si no tuviera ese final, un final sin pies ni cabeza.

Por su parte, ‘El truco final’ es simplemente redonda. Igual de entretenida o más que la anterior, pero con algo que decir y con una estructura narrativa impecable.

Continuar leyendo “¡Abracadabra! (sobre películas de magia)”

Píldora cinéfila

Tengo un serio problema con los nombres de Rita Hayworth, Katharine Hepburn y Audrey Hepburn. No tienen nada que ver una con la otra pero es así. Para colmo hace poco vi ‘Adivina quién viene a cenar’, donde aparecen Katherine Hepburn y Katharine Houghton, ¡terminemos de complicarlo!

‘Adivina quién viene a cenar’, de 1967, es muy buena película con grandes actuaciones. La vi como se deben ver las buenas películas, sin saber absolutamente nada de ella, sólo conocía el título por verlo mencionado en algún lugar.

Siempre me resulta curioso el aire de distinción y educación que tienen las películas antiguas. Los personajes se tratan de usted y usan fórmulas tales como «Espero no importunarle». Y las actrices, tremendamente atractivas sin necesidad de enseñar nada, basta con su saber estar y sus rostros.

‘El mundo es nuestro’, la comedia como crítica

cartelelmundoesnuestro

Y menos mal que no hemos estudiado porque si hubiéramos estudiado estaríamos igual pero peor, con más cara de gilipollas, porque aparte del tiempo que hubiéramos perdido seríamos más conscientes de lo precaria de nuestra situación.

—El Cabesa

El Culebra y el Cabesa, dos chicos de barrio descarriados con una cultura muy particular, entran  en un banco con intención de atracarlo para así cumplir su sueño de ir a Brasil. Sin embargo, hasta que no se ven en medio del entuerto no son conscientes de que las personas que se hayan en la sucursal son de armas tomar y de que un hombre con explosivos ha montado un buen tinglado.

Así, poco más o menos, se podría resumir la premisa de El mundo es nuestro, una reciente producción cinematográfica andaluza surgida a partir de los vídeos de Mundo Ficción y dirigida por Alfonso Sánchez. Se reúnen rostros nuevos y consagrados para dar vida a una película en la que todo puede ocurrir.

Continuar leyendo “‘El mundo es nuestro’, la comedia como crítica”

‘¡Rompe Ralph!’, más que una historia de videojuegos

Cabecera de Rompe Ralph

Ralph es el «malo» de ‘ReparaFélix Jr’, una recreativa que lleva treinta años entreteniendo a los jugadores. Dentro de la máquina, todos están muy contentos porque Félix hace un papel magnífico: bajo las órdenes del jugador repara todo lo que destruye su antagonista. Ralph está cansado de que todos se olviden de él y decide cambiar su situación: se dirige a una nueva recreativa llamada ‘Hero’s Duty’ (un juego de disparos futurista). Por avatares del destino acabará en ‘Sugar rush’ (juego de carreras y chucherías) con Vanellope y perseguido por Félix y Calhoun, una soldado tridimensional.

Continuar leyendo “‘¡Rompe Ralph!’, más que una historia de videojuegos”