Mi experiencia en un curso de mindfulness en el aula

Aunque muchos puedan pensar lo contrario, los profesores tenemos que formarnos durante nuestra carrera profesional. La razón más importante debería ser el enriquecimiento personal, pero los concursos de traslados piden cierto número de puntos que, al final, te llevan a hacer cursos a tontas y a locas.

En esta situación me encontraba yo el curso pasado. Tenía horario de tarde, y el único curso al que pude optar, el único que se celebraba en horario de mañana en un CEP cercano, era un curso sobre mindfulness en el aula. Con el único fin de conseguir los puntos pertinentes, allí que fui yo.

Continuar leyendo “Mi experiencia en un curso de mindfulness en el aula”

Dos grandes sombras de la profesión docente

Desde que tengo memoria, siempre he querido ser maestro. Cunado llegué a segundo de ESO, gracias a una profesora maravillosa, quise ser profesor de Lengua en Secundaria. Los caminos de mi vida me han llevado a ello porque siempre me ha gustado compartir lo que sé, y me esforcé al máximo para conseguirlo. Y ahora que llevo ya unos cuantos cursos trabajando puedo hablar de la profesión con conocimiento de causa.

Continuar leyendo “Dos grandes sombras de la profesión docente”

Deberíamos estudiar más literatura comparada

Una vez, en la facultad, mi profesor de literatura hispanoamericana dijo que quienes estudiamos literatura española tenemos un gran problema, y es que leemos y consideramos nuestra literatura sin compararla con las de otros lugares, casi ni siquiera con quienes compartimos lengua.

Y es cierto. Lo vi como alumno y lo veo como profesor.

Continuar leyendo “Deberíamos estudiar más literatura comparada”

Pensamientos sobre los libros de texto

Ah, el libro de texto. Ese compañero de aventuras para unos, ese enemigo a abatir para otros. Muchos ríos de tinta se ha escrito y se seguirá escribiendo sobre este tema y, por qué no, yo también voy a escribir mi pequeño afluente. Son pensamientos algo dispersos, no busco una conclusión clara sino simplemente ponerlos por escrito y leer posibles comentarios.

Continuar leyendo “Pensamientos sobre los libros de texto”

Saber escribir y saber escribir bien

Un profesor en la universidad dijo una vez que sus alumnos éramos cultos simplemente por el hecho de saber escribir. No pude más que estar de acuerdo con sus palabras: este hecho, este simple hecho, ha supuesto un avance brutal de nuestra sociedad. Ahora todo el mundo escribe y lee, por todas partes y a todas horas: basta con ver la aceptación que tienen la mensajería instantánea móvil y las redes sociales.

Continuar leyendo “Saber escribir y saber escribir bien”

Escritoras invisibles en el currículum educativo

Las mujeres que aparecen (si aparecen) en la historia de la literatura, según el currículum oficial y si hacemos caso a los tradicionales libros de texto, prácticamente se reducen a cuatro: Santa Teresa de Jesús, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán y Carmen Laforet. Si alguien conoce algún libro donde se mencione a otra, estaré encantado de negar mis palabras.

Continuar leyendo “Escritoras invisibles en el currículum educativo”

Esos locos bajitos… y no tan bajitos

Hoy quisiera dejaros dos reflexiones breves desde un punto de vista docente, dos reflexiones bastante frecuentes en mí. Se refieren a los alumnos, nuestra materia prima, esos locos bajitos… y no tan bajitos.

Podría escribir muchísimo sobre ellas, pero creo que con estas pinceladas es más que suficiente. Qué le voy a hacer, a pesar de los altibajos, la profesión docente me parece muy bonita.

Continuar leyendo “Esos locos bajitos… y no tan bajitos”

La brecha cultural entre docentes y alumnos

Hace poco muchos de los alumnos del instituto donde trabajo decían que estaban «burlaos» o hacían alusión a «los burlaos». No pregunté a mis compañeros más veteranos, pero estoy seguro que más de uno, si los alumnos mencionaron esto delante de ellos, no entendieron la referencia.

Continuar leyendo “La brecha cultural entre docentes y alumnos”

Profe, ¿eso se copia?

Un día cualquiera en un aula cualquiera en un instituto cualquiera. El profesor de Lengua, cargado de burocracia atrasada y con montañas de trabajos y exámenes por corregir, llega al aula todo lo motivado que puede llegar. Después del correspondiente saludo, de confesar que no ha corregido los exámenes, de pasar lista y de otras cuestiones previas, se dispone a empezar la clase.

Continuar leyendo “Profe, ¿eso se copia?”