Violencia sí, cuerpos no (NSFW)

La mentalidad norteamericana resulta tremendamente puritana en algunos puntos y muy contradictoria en otras. Como región dominante en muchos aspectos de la vida (es el país en el que más guerras ha estado metido, es el país más exporta cine, series, música, y tantísimas otras cosas), esa mentalidad permea al resto del mundo, y provoca que nos escandalicemos por asuntos como este del que hoy quiero hablar.

Estamos acostumbrados a ver a héroes de acción armados hasta los dientes, explosiones, no nos escandalizamos con imágenes de guerra en televisión… pero si vemos una teta, se para el mundo.

Para muestra, un botón. mientras que no me suenan la mayoría de los conflictos mencionados en una página de Wikipedia sobre guerras recientes, sí recuerdo perfectamente cuando se le salió la teta a Janet Jackson o, para no irnos tan lejos, a Sabrina. Y de lo de Sabrina hace 31 años. Tal fue la influencia mediática que incluso yo lo sé, cuando aún me faltaban dos años para nacer.

Recuerdo que, cuando era pequeño, me impactó mucho American History X porque había una escena donde unos presos salían con sus genitales al aire. En ese caso era algo negativo, claro (no diré más por no destripar la película: la recomiendo mucho). A lo largo de mi vida me he cruzado con más películas con algún desnudo, claro, pero normalmente se restringen a escenas de sexo, tienen muy poco tiempo de escena o, simplemente, se censuran ciertas partes del cuerpo o se restringen.

Evidentemente, de salir un desnudo siempre se preferirá que sea una mujer. Por eso me impactó American History X: el desnudo era masculino, una rareza dentro de lo raro.

Mientras tanto, Rambo fue un ídolo en su época y, solo con pensar unos minutos, os puedo hacer un recuento bastante extenso de héroes de acción que no van a mear sin su pistola.

Es paradójico que se siga persiguiendo de este modo al cuerpo cuando estamos en una época en la que cualquiera puede teclear siete letras y un punto com para acceder a todo el porno que cualquiera pueda imaginar. El porno no es algo muy edificante, al contrario: está demostrado que afecta a la concepción de las relaciones que tienen los adolescentes y muchos adultos.

¿Por qué ese puritanismo con algo tan natural como es el cuerpo de una persona? Solo viendo los cuerpos como lo que son, partes de nosotros, podremos conseguir que la sexualidad se vea como algo bueno y no como un tabú. Si los cuerpos empezaran a aparecer en la cultura que se vende a las masas, quizá podríamos hablar de sexualidad con mucha más libertad y sin que miraran raro en según qué ambientes cuando sale ese tema que, aun privado, a todo el mundo le gusta comentar.

Hace poco me crucé con el enésimo caso de censura en internet respecto a este tema: Quetzal, responsable del canal Ovejas eléctricas, quiso subir un poema homoerótico con imágenes pixeladas de genitales masculinos. Se lo bloquearon y tuvo que subir una versión descafeinada (NSFW).

Me parece que algo estamos haciendo mal como sociedad si vemos natural las guerras y la violencia pero nos escandalizamos ante un pezón. Espero que el tema de los cuerpos y de la sexualidad se normalice entre la gente, se pueda hablar con mucha más libertad (NSFW), más aún de la que hemos conseguido, y quizá, solo quizá, a la gran industria norteamericana le llegue el mensaje, como ya le está llegando que existen más sexualidades además de la heterosexual.

Para eso, evidentemente, quedan muchos, muchos años. Tenemos que seguir con nuestro papel individual para cambiar esto en la medida de nuestras posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.