‘Harry Potter’ (II): Los ocho libros

Hace un tiempo (más del que me hubiera gustado en un principio) os hablé de mi relación con Harry Potter. Después de terminar los ocho libros que componen la saga principal, hoy os hablaré de cada uno que la componen.

Como siempre, no pretendo hacer una crítica exhaustiva, más bien dejar una serie de comentarios personales de qué me ha parecido cada libro. Del mismo modo, estas palabras no se basan únicamente en mi visión crítica: también tengo en cuenta mi relación con la saga.

La piedra filosofal

No sé si Rowling tenía pensado todo su mundo mágico cuando empezó a escribir este libro, pero lo parece. En este libro están casi todos los elementos que hacen la saga memorable, todos los elementos peculiares que diferencian al mundo mágico del mundo muggle. Si a eso le sumamos la historia de Harry, una historia idónea para un lector en su primera adolescencia, nos queda una obra tan memorable como efectivamente fue.

La cámara secreta

Este libro sigue con el tono de la primera parte. Sigue introduciendo más elementos del mundo mágico y ahonda en su historia. En esta ocasión, conforme leía tenía la impresión de que el trío protagonista se pasa todo el libro dando palos de ciego, buscando no saben muy bien qué ni cómo.

El prisionero de Azkaban

Desde siempre fue, y sigue siendo, mi favorito de la saga. Es el punto de inflexión y el punto medio perfecto entre el tono juvenil y más blanco de los dos anteriores, y el tono más adulto y oscuro que vendrá en los siguientes. Por una vez, los problemas vienen a Harry y sus amigos y no al revés. Son muchos los elementos que hacen formidable a este libro: los nuevos personajes, las tramas y las conexiones entre ellos y los nuevos elementos del mundo mágico son algunos de ellos.

El cáliz de fuego

El centro de este libro es el Torneo de los Tres Magos y, mientras leía, me llamó mucho la atención que Harry Potter nunca dijera que no quiere participar. Tampoco que sí, pero con el temperamento que demuestra en libros posteriores, aquí nunca se opone a su participación. Por otro lado, asistimos al comienzo de la idiotización de Ron, que se enfada con Harry y con Hermione por tonterías. Este tomo es mucho más extenso que el anterior, y asistimos a lo que será la saga de aquí en adelante: una obra con un tono bastante más adulto y oscuro. La saga crece con sus lectores.

La orden del fénix

Harry empieza el libro siendo muy estúpido. Ha estado el verano encerrado y se enfada con el mundo. Este libro es de Dolores Umbridge, probablemente el villano mejor definido y el más odioso de todos puesto que no se le ve ni un ápice de piedad en sus actos. A pesar de ser (si no me equivoco) el más extenso de la saga, este personaje y lo que provoca hacen que se mantenga el interés en todo momento. En esta obra tenemos ya activo a Voldemort, tenemos enfrentamientos reales, ha aumentado el número de personajes… En su momento fue un libro que me aburrió bastante, pero en esta relectura ha conseguido convencerme.

El misterio del príncipe

Este es el libro de Dumbledore, que reconoce su error de mantener a Harry asilado y ahora le enseña casi todo lo que sabe y deja que lo acompañe. En este volumen Harry es menos tonto, pero Ron es tonto del todo con el asunto de su novia. Lo que hacen disfrutable a este libro es lo que enseña Dumbledore y qué pasará con Draco y Snape.

Las reliquias de la muerte

Este libro tiene muchos altibajos. Hay momentos muy frenéticos en los que la acción no cesa, y otros de una quietud casi exasperante. Todo se descubre muy poco a poco, pasito a paso, hasta llegar a una segunda parte totalmente genial. Está muy bien llevada la evolución en los tres personajes principales y la investigación, siempre con ayuda de otros personajes. Curiosamente y como era de esperar, el enfrentamiento final entre Harry y Voldemort es bastante decepcionante.

El niño maldito

El último y tardío miembro de la saga principal es esta obra de teatro escrita en colaboración con otros dos dramaturgos. Lo cierto es que el mensaje está bien para terminar la saga, pero el desarrollo es bastante torpe. Hay que poner el piloto automático, aceptar todo lo que se nos dice sin pensar demasiado y ya está. Es una obra menos cuidada que el resto, pero como entretenimiento está bastante bien. En cualquier caso, para aquel que no le guste, como siempre digo, se puede quedar con las siete novelas y olvidar que esto existe.

Conclusiones

Ponerme a escribir e intentar recordad qué ocurre en cada obra me ha resultado bastante difícil, puesto que a partir del cuarto libro los argumentos se complican bastante. Queda mucha tela que cortar, puesto que en esta entrada lo único que he hecho ha sido escribir unas breves líneas sobre cada libro, pero para no alargar más esta entrada, lo dejaremos para una próxima.

Imagen: Flickr, CC BY-ND.

Un comentario en “‘Harry Potter’ (II): Los ocho libros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.