La superioridad y la ostentación en redes sociales

Es bien sabido que las redes sociales son la tierra del ego, y que si tuvieran un botón “me gusto”, todo el mundo lo pulsaría en cada una de sus publicaciones. A partir de este pensamiento me gustaría hablar de dos comportamientos que veo muy habitualmente en redes sociales.

El aire de superioridad

Todos sabemos que en Twitter somos los mejores y que estamos en posesión de la verdad absoluta, por eso es imprescindible que nuestros seguidores conozcan dicha verdad. Incluso cuando estamos hablando con alguien. La forma de hacer esto, claro, es hacer pública cualquier mención con un pensamiento contrario para ridiculizarlo.

Es decir: yo tengo una conversación en las menciones con una persona que no sigo, y como lo que dice dicha persona no me gusta porque pienso que no tiene razón, pues hago un tuit público para que todos mis seguidores se enteren, pero sin compartir o mencionar el mensaje de partida. Claro, mis seguidores, que están de acuerdo con mis ideas, me tocan las palmas. Y si al interlocutor le da por mirar dichos tuits públicos, se le cae la cara de vergüenza porque se está hablando de sus opiniones a sus espaldas.

Soy usuario de Twitter desde 2009, aunque hice un patrón de año y medio. ¿Dónde quedó esa red sana donde todos compartíamos lo que sabíamos y había buen rollo? ¿Desapareció en 2011? Y no es cuestión de que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor: cualquiera que lleve en la red del pajarito desde hace unos años habrá observado que el mal rollo y la tontería ha aumentado muchísimo en los últimos años.

Lo peor es que da lo mismo que hayas filtrado tu timeline para no tener gente así, porque si mencionas a alguien te puedes cruzar con uno.

La ostentación

Hay una práctica en Facebook que siempre me ha dado mucha rabia: felicitar a las personas por su cumpleaños de manera pública. Hay quien me ha defendido que no tiene importancia, que se hace simplemente porque la plataforma te lo recuerda y dejar un mensaje público es una muestra de que la otra persona te importa. Yo lo veo un gesto totalmente vacío y que solo demuestra lo siguiente: quieres que la gente vea que te acuerdas de mí, pero no te acuerdas de mí realmente.

Yo le doy mucha importancia a la fecha de mi cumpleaños, es cierto. Tanto es así que en Facebook la tengo oculta ahora que he visto cómo hacerlo, y antes tenía una fecha falsa. Quiero que me felicite la gente que realmente se acuerde de mí, nada más. Es una tontería y lo sé, pero allá cada uno con sus manías.

Que me feliciten porque una plataforma lo recuerde me parece, insisto, algo totalmente vacío. Pero voy un paso más allá: he visto a gente felicitar a personas que no tienen cuenta en la red social. Una abuela, una persona fallecida y casos similares.

Si esa persona no va a leer esas palabras, ¿para qué escribirlo en una red social? Sobre todo cuando la mayoría de personas no sabe configurar la privacidad en Facebook y lo que va a conseguir es que lean dicho mensaje personas posiblemente ajenas o muy poco conocidas.

Para mí, escribir un mensaje público en redes sociales dedicado a alguien que no lo va a leer no se traduce como «quiero mucho a esta persona» sino como «mirad todos cómo quiero a esta persona». La única intención de ese mensaje, desde mi punto de vista, es conseguir reacciones y comentarios. Un gesto vacío.

Quizá llamar a esa persona o ir a verla es un esfuerzo demasiado grande. Dar cariño real supone escribir más de cuatro tonterías en una red social. Sé que afirmar esto es ir demasiado lejos porque escribir un mensaje en Facebook no tiene por qué significar que no se dé cariño en el día a día, pero no puedo evitar pensarlo. De nuevo, allá cada uno con sus manías.

Conclusión

Todo esto es reflejo de nuestra personalidad, o de esa parte de nuestra personalidad que reflejamos en las redes. Soy consciente de que mucha gente no reflexiona sobre su actitud frente a la pantalla o simplemente no le ve menor importancia.

He estado tiempo sin redes sociales y he acabado volviendo por tener mayor contacto con ciertas personas. Tener ese contacto supone encontrarme con estas actitudes, y muchas otras igual de exasperantes o más.

No me creo tan importante como para pedir que la gente cambie su forma de actuar en redes solo por lo que pueda escribir aquí, pero sí estaría bien que hiciéramos una reflexión sobre cómo nos mostramos en redes sociales.

Imagen: Flickr, CC BY-SA.

2 opiniones en “La superioridad y la ostentación en redes sociales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.