Tres películas de Nolan

Yo no soy muy de fijarme en los directores de una película. Simplemente llego a un título por algún motivo (por verlo recomendado en algún lugar, por recomendación de un amigo, por ver su nombre repetidas veces…) y la veo. Da la casualidad de que, en ocasiones (muy contadas en realidad), resulta que varias películas que me gustan son de un mismo director. Este es el caso de Christofer Nolan y de dos directores más que os traeré en próximas entradas.

Christofer Nolan es un director efectista. Me parece indudable que hace buenas películas palomiteras, alguna de ellas con varias interpretaciones, pero a mí me ha pasado que, a poco que he leído y oído a varios críticos, empiezas a verle las costuras a sus narraciones con mucha facilidad. En cualquier caso, ojalá todo el cine palomitero fuera así de inteligente, o tuviera esa apariencia de inteligencia.

Memento

Fue la primera película que vi de este hombre. Es peculiar desde el minuto uno: escenas en blanco y negro que tienen una sucesión lineal intercaladas por escenas en color que comienzan donde comenzaba la anterior, dando un orden invertido, para recrear la enfermedad del protagonista, un hombre que busca venganza. Esta película tiene dos interpretaciones y no sé si alguna de ella será la correcta, pero desde luego se gana el privilegio de verla un par de veces para captar sus detalles, lo cual ya es mucho.

Inception

Este es el claro ejemplo de lo que os decía antes: una película con apariencia de inteligencia pero que se salta sus reglas como le da la gana. También quiere tener una doble interpretación, pero solo se da en el último minuto así que no está ni de lejos tan bien llevado como en ‘Memento’. Pero a mí la película me gusta, así que no me voy a centrar en lo negativo. Hay personas que pueden entrar dentro de los sueños de otras para sembrar una idea en su mente, y ese viaje onírico tiene cierta relación tanto con la víctima del «robo» como con el protagonista. Escenas de acción en un mundo onírico (aunque podría ser más loco de lo que es) y un argumento que está bien llevado: yo creo que es bastante para una película palomitera.

The prestige

No es tan accesible como la anterior pero, sin lugar a dudas, es más inteligente y está mejor llevada en todos los sentidos. Nos cuenta la historia de dos ilusionistas del siglo XIX que tienen una gran rivalidad, y que llegan a donde haga falta por dejar atrás al otro, pagando el precio que haya que pagar. Una mezcla entre ciencia, implicaciones personales y giros de guion imposibles pero bien llevados: aquí sí se nos dan pistas para llegar a un final sorprendente pero verosímil.

Menciones honoríficas

Lo sé, lo sé, no he mencionado a Interstellar, y no lo he hecho porque aún no la he visto, pero me parece que es otro caso de Inception, que aparenta más de lo que ofrece, y el tema espacial no es de mis favoritos. Por otro lado, tampoco me he detenido en las películas de Batman, pero esas es más probable que las hayáis visto. Son, posiblemente, el mejor acercamiento que se ha hecho a la gran pantalla del hombre murciélago, y el Joker de la segunda, el supervillano más épico de toda la historia del cine.

Aunque me he cebado un poco con Inception (no me sale llamarla Origen, ni El truco final a The prestige), merece la pena seguirle la pista a este director. Como mínimo nos hará pasar un buen rato, y las historias que nos ofrece tienen donde rascar, lo cual ya es decir mucho en el cine palomitero que se hace hoy en día.

Imagen: Flickr, CC BY SA.

Autor: Adrián Perales

Profesor de Lengua y Literatura. Aprendo para enseñar, enseño para aprender. Apasionado de la cultura y el software libre.

Un comentario en “Tres películas de Nolan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *