El rap también es literatura

Durante una época, antes de escuchar cualquier género musical según cómo me cogiera el día, escuchaba un género y de ahí no salía. Primero me dio por el heavy metal (o parecidos, porque muchos me decían que Mägo de Oz no era heavy y a mí me encantaba) y luego me dio por el rap.

Fue entonces, allá por 2004, cuando me di cuenta de que el rap es mucho más que cuatro tíos diciendo que son mejores que el resto, que van a matar a alguien o que tienen más dinero. Fue entonces cuando me di cuenta de que las letras de rap tienen mensaje y de que se pueden considerar literatura, al igual que cualquier buena letra de una canción. Eso sí, una literatura no apta para cualquiera ya que son habituales menciones al sexo o las drogas.

En esta entrada voy a mencionar algunos discos de rap que me parecen un buen exponente de esto que os digo junto con un pequeño comentario muy personal. No están todos los que son, pero son todos los que están.

SFDK: ‘2001, odisea en el lodo’

Prácticamente fue el primero que escuché cuando me asomé al rap, y me encontré una descripción de la sociedad y de otros asuntos que realmente me encantó. A día de hoy lo escucho y me sigue gustando bastante, no solo por el efecto nostalgia. Magníficas también las bases de Acción Sánchez.

Toteking: ‘Un tipo cualquiera’

Tote, al igual que muchos raperos andaluces, han tenido sus altibajos, desde mi punto de vista. Este disco para mí es su máxima expresión hasta ’78’. Mezcla perfectamente el humor con la crítica y hace uso de unas bases que me gustan mucho más que las que usó en discos posteriores, más cañeras.

Juaninacka: ‘Caleidoscopio’

En especial recuerdo la canción Jacks, esa descripción de una mujer me encantó y me encanta. El otro disco que recuerdo de este artista es ‘Versión EP’. Juaninacka siempre ha sido uno de los raperos con letras más elaboradas en cuanto a lo formal, letras que acompaña con una característica voz.

 Violadores del verso: ‘Vivir para contarlo’

Este grupo está considerado uno de los mejores en el panorama nacional, y no sin razón. Tienen unos cuantos discos, todos ellos rebosantes de calidad. Para mí destaca este.

Nach: ‘Mejor que el silencio’

Este lo escuché en mi reencuentro con el rap allá por 2011, y de vez en cuando lo vuelvo a escuchar. Nach es un poeta, sin más, y así lo demuestra en este disco en el que trata multitud de temas con su característico estilo. Especial mención a la canción Ellas junto con Ismael Serrano.

Sharif: ‘A ras de sueño’

Sharif es otro rapero que tiene unas letras que merecen ser escuchadas con mucha atención, disfrutando de cada frase. Destaco este disco porque es el primero que escuché de él y porque es muy equilibrado, pero el último que lanzó, ‘Bajo el rayo que no cesa’, también merece muchísimo la pena. Además de sus letras, tiene una voz que le dan un toque muy propio.

Xhelazz: ‘El soñador elegido’

Para mi gusto, el mejor disco de rap. El más completo en todos los sentidos. Temas, letra, bases, voz… No le puedo poner ni una sola pega. Id a escucharlo y a disfrutarlo, ya está. Destaco sobre todo Solo son vidas porque fue la que más me impactó, pero todo el disco rebosa calidad.

Hay muchos más

Como os he dicho al principio, hay muchísimos más raperos que cuidan sus letras. Rapsusklei, Rayden (Mi primera palabra, Matemática de la carne), El Chojin (Rap vs. racismo) o Beret (Diez mil porqués) son quizá los ejemplos más recurrentes de los que me suelo encontrar, pero a poco que busquéis seguro que os encontráis algún otro que merezca la pena. No dudéis en darlos a conocer en los comentarios.

Imagen: Public Enemy, CC BY

Autor: Adrián Perales

Profesor de Lengua y Literatura. Aprendo para enseñar, enseño para aprender. Apasionado de la cultura y el software libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *