‘El asesino de comparsistas’, más que carnaval

asesinodecomparsistasDesde que supe de la existencia de una novela ambientada en el carnaval de Cádiz, supe que tarde o temprano me haría con ella. Y ciertamente he tardado más de lo que pensaba en conseguirla: no fue hasta que Fernando Macías se pasó por mi centro cuando aproveché para comprarla, oportunidad que aproveché para que me la dedicara.

Alejandro es un ex-detective que vive prácticamente aislado del mundo en Escocia, tras unos sucesos turbulentos que le obligaron a abandonar su querida tierra natal, Cádiz. Sin embargo, por petición de su compañera y amiga Jenifer, se ve en la necesidad de regresar para investigar un extraño suceso: un asesino en serie cuyas víctimas son respetados miembros de la modalidad carnavalesca que despierta más pasiones, la comparsa.

Fernando Macías, escritor novel, acierta con su novela en multitud de aspectos en su historia. Es en estos en los que me voy a centrar a continuación.

Por una parte, el juego con los nombres. Todos los aficionados al carnaval sabemos quiénes son Juan Carlos, Bienvenido, Ares y otros carnavaleros que aparecen mencionados; sin embargo jamás se nos dicen los nombres completos (aparece incluso una Teófila), con lo que se juega a crear un Cádiz alternativo, muy parecido al real, donde todos son quienes son pero a la vez pueden ser cualquier otra persona con el mismo nombre o apellido.

Otro acierto es la variedad argumental. No solamente tenemos el entramado policíaco (e incluso aquí hay bastante juego), también hay una historia de fondo que afecta a los protagonistas y se profundiza en la relación de los mismos.

Es también todo un logro la premisa en la que se basa, un cambio revolucionario del mundo del carnaval muy bien planteado que desata los acontecimientos. Serían dignas de ver las reacciones de los aficionados si se aplicaran esos cambios en el mundo real; lo que imagina el libro se quedaría realmente corto.

Por supuesto, es esa ambientación carnavalera lo que ha impulsado la novela. Cualquier aficionado al carnaval se verá rápidamente atrapado por el reflejo de un mundillo que conoce bien (incluso aparecen personajes conocidos de las redes sociales) y por las elaboradas descripciones de las actuaciones carnavalescas, que son, en opinión de quien escribe, lo más logrado en cuanto al lenguaje de la obra.

Eso sí, no todo son aciertos, algo comprensible partiendo de la base de que es una primera novela. En ocasiones hay expresiones que sacan al lector del texto porque resultan extrañas en el contexto o no están del todo bien formuladas; en cierto momento da la impresión de que ciertas tramas no avanzan, y otras quedan inconexas. Abren la posibilidad de una futura segunda parte que, por desgracia, deja coja a esta en algunos puntos.

A pesar de estos problemas, como bien dice el autor, ‘El asesino de comparsistas’ es un intento digno de elevar la cultura carnavalesca gaditana a algo más de lo que estamos acostumbrados. La trama policíaca ambientada en este ambiente tan conocido para muchos hacen que el interés se mantenga de principio a fin.

A pocos aficionados al carnaval no le agradará que La Caleta sea un escenario recurrente en una obra literaria, o que la casa del protagonista tenga pósters de agrupaciones antiguas. Pero aunque el carnaval sea el foco de la trama, al ser policíaca puede resultar interesante también a lectores más alejados del tema. Que sea accesible a culaquier lector es otra de las preocupaciones del autor.

En definitiva, ‘El asesino de comprasistas’ es un buen entretenimiento para aficionados al carnaval y probablemente también para quien no lo sea tanto. Aunque tiene sus errores, su originalidad y sus muchos aciertos consiguen hacer de la novela una lectura amena y disfrutable.

Autor: Adrián Perales

Profesor de Lengua y Literatura. Aprendo para enseñar, enseño para aprender. Apasionado de la cultura y el software libre.

2 opiniones en “‘El asesino de comparsistas’, más que carnaval”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *