Japón y la mujer

En Japón parece que no hay ni rastro de las ideas sobre igualdad de la mujer. De otro modo no me explico que aparezcan (como churros, además) series como ‘Highschool of the dead’ o videojuegos como ‘Senran Kagura Burst’.

Cada vez que veo un trailer de un videojuego parecido, o cuando llego a ciertos animes de estreno, me llama la atención el hecho de basar un manga, una serie o un juego en chicas con cara de buena y grandes pechos, que aprovechan cualquier ocasión para enseñar su ropa interior. Basarlos en mujeres-objeto, vaya. Y además es toda una estética: no es ya que todo anime se parezca a otros, sino que todas las féminas de este estilo son calcadas.

Soy consciente de que en Japón también hay mangas, animes y juegos de este tipo con hombres igual de idealizados como protagonistas, y alguna vez he leído que los asuntos erótico-sexuales se tratan con naturalidad, pero esto no es excusa para crear productos puramente de consumo con mujeres-objeto como protagonistas. Y sin conocer un número que compare los productos con mujeres y hombres, me atrevería a decir que los primeros son más numerosos, por otros rasgos de la cultura japonesa como las idol.

Obviamente, para que se creen tantos, tendrán un importante público en Japón y más allá de sus fronteras, porque se licencian en Europa (sirvan como ejemplo los dos ya citados). Yo mismo vi ‘Highschool of the dead’ porque me llegaron muchos comentarios, y no sin disfrutarla, por lo surrealista de situaciones como cuando el protagonista dispara con un rifle entre los pechos bamboleantes de su amiga, o cuando la samurái resuelve su «problema existencial». Lo malo es que no sé si los creadores o el resto de espectadores se lo toman en serio o no.

En Occidente aún nos queda mucho camino por recorrer con respecto a la igualdad entre sexos, en temas más graves que el hecho de licenciar animes o videojuegos ecchi, y aunque también aquí se crean productos que aprovechan descaradamente los voluptuosos rasgos de sus protagonistas femeninas, mi impresión es que su uso es mucho menor. A Europa no nos llegan ni la décima parte de productos de este estilo que se generan en Japón, y los que se generan en Occidente no tienen (o yo no he visto que tengan) a la mujer como un objeto de manera tan descarada.

Al hilo de esto, os recomiendo la serie de vídeos Tropes vs. Women in videogames, que analiza el trato que se le da a la mujer en muchos juegos de éxito. A la hora de verlos hay que tener siempre presente que, como dice la presentadora, ese tratamiento no impide disfrutar de ellos.

No soy ningún experto en temas japoneses ni es mi intención descalificar una sociedad de la que ni formo parte ni conozco lo suficiente como para hacerlo. Tampoco busco generalizar: hay muchas creaciones maravillosas y con mucho éxito que se alejan de este paradigma, que no impide disfrutar de una cultura maravillosa y diferente. Esta entrada se basa en una experiencia no demasiado amplia de un aficionado a la animación japonesa y a los videojuegos al que le gusta estar al tanto en ambos ámbitos (más en el segundo que en el primero, puesto que normalmente solo veo animes licenciados o de los que me han llegado muchos comentarios).

Así que, si he cometido incorrecciones en el tratamiento del tema, o si tienes una visión sobre él totalmente opuesta a la mía, no te cortes y usa los comentarios.

7 opiniones en “Japón y la mujer”

  1. Me ha llamado la atención esta entrada. Últimamente suelo leer muchas cosas sobre los derechos de las mujeres (o feminismo en general), y no se me había ocurrido informarme sobre su situación en Japón.

    En los videojuegos sí lo he pensado bastante. Años atrás no le daba apenas importancia, pero desde que me dio por recuperar esa afición me fastidia mucho el trato que se les da a las mujeres en los videojuegos. Salvo pequeñas excepciones, las suelen poner o como ‘debiluchas’ que se limitan a técnicas curativas sin apenas utilidad en las batallas, o como simples personajes secundarios, o como “tías buenas” con más tetas que cerebro (esto último sobretodo). Incluso algunos videojuegos con una mujer como protagonista suelen orientarse más a un público masculino, y ese trato ‘mujer-objeto’ sigue igual o más presente.

    En el anime, aunque no soy muy entendido y nunca me aficioné demasiado a ello, me llamó la atención una serie llamada “Chobits”, donde salen una especie de robots sirvientes con cuerpo de mujer y muy orientados al erotismo. Recuerdo que vi el primer capítulo por un antiguo amigo que me pasaba anime hace unos 10 años, y no quise ver más.

    También tengo entendido que la sociedad japonesa es extremadamente superficial con las mujeres. Una chica que pese más de 50 kilos es prácticamente considerada como una “gorda” allí. De hecho, ahora que lo pienso no recuerdo haber visto nunca a ninguna japonesa (o incluso asiática en general) con ‘kilos de más’.

  2. Justamente yo lo veo al contrario, precisamente por hablar sin ningún tipo de pudor de esas cosas y hacer productos tan exagerados los veo más evolucionamos que a nosotros.
    Imaginaos un videojuego con esa estética de origen patrio, a lo mejor hasta salían en el telediario diciendo “que pensarán de nosotros el resto de países europeos si hacemos estas cosas”, por supuesto es un ejemplo exagerado.

    A los hombres les gustan las tías buenas y esos productos venden no solo en japón sino en todo el mundo, lo cual deja claro que hay un mercado para ello, entonces ¿qué hay de malo en que alguien lo haga?
    Hay un dato que también hay que tener en cuenta, japon es uno de los países donde hay menos violaciones y violencia machista, también hay que tener ese dato en cuenta.

    Lo del amad está bien, pero hay en todas partes. Aunque sea distinto yo conozco a muchas mujeres que su sueño es ser una maruja, tal cual. Sueñan con tener 3 ó 4 hijos y utilizar eso como excusa para no tener que trabajar y ser mantenidas por su marido. Así ellas tendrán que ocuparse únicamente de sus hijos y su casa… que para mí es mucho peor que ir a trabajar, pero eso es otro tema.

    Solo cambian el punto de vista.

    1. No conocía el dato que mencionas, y es interesante el punto de vista que planteas. Por eso es genial publicar este tipo de pensamientos, para conocer opiniones diferentes :D Muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *