‘Hora de aventuras’, hora del buen rollo

horadeaventuras

Finn es un niño humano que vive aventuras con su mejor amigo, Jake el perro mágico, en el maravilloso mundo de Ooo, donde cualquier cosa puede pasar. Y cuando digo cualquier cosa, quiero decir cualquier cosa. Pero no hay que dejarse engañar por una premisa que puede parecer simple, porque tras esta premisa y un desarrollo en apariencia alocado e incongruente, la serie esconde mucho más de lo que puede parecer si se ve un capítulo aislado.

‘Hora de aventuras’ es una serie de animación que se emite en Cartoon Network (aquí en España puede verse en Boing), y por lo tanto destinada principalmente al público infantil. Pero es otro de esos casos de series «para niños» que podemos disfrutar todos por igual, principalmente porque no los trata como si no supieran nada del mundo.

Cuando una serie hace tanto ruido en la red y cosecha tantas buenas críticas, es porque tiene algo. ‘Hora de aventuras’ tiene personalidad propia: la mezcla de aventuras al estilo medieval con mazmorras y seres extraños, tan típica de videojuegos; su humor, la naturalidad con que se plasman las relaciones entre los personajes, la importancia de la música y el baile, y el aire de «buen rollo» general que transmite.

Cada capítulo se compone de dos partes, dos aventuras de once minutos cada una aproximadamente. Cada aventura es autoconclusiva, pero muchos personajes se mantienen (el Rey Hielo, Marceline, la Princesa Chicle, habitantes del Chuechelandia…) o reaparecen pasados unos capítulos para dar lugar a una nueva aventura.

Entre tantos personajes y andanzas, en muchos capítulos se tratan temas muy importantes pero con gran soltura, lejos de la moraleja explícita. Otros son la imaginación desatada de sus autores, y todos se disfrutan por igual.

El doblaje en español de España es fantástico, traducen juegos de palabras con buen tino («nice king», genialidad), y respeta completamente la forma de hablar y el tono general de los personajes. Incluso las canciones, que deben ser muy difíciles de trasladar, mantienen todo su ritmo y gracia (genial ver a Finn con autotune en los primeros capítulos). Pero por supuesto no perdáis la oportunidad de verla también en VO, porque el doblador de Jake (John DiMaggio) es el mismo que dobló a Bender en ‘Futurama’ y es impresionante escucharlo, y el doblador de Finn, Jeremy Shada, es un chico que crece junto a su personaje, y con ellos, su voz.

No puedo hacer más que recomendar esta serie a todo el mundo, y una vez hayáis entrado en su mundo os recomiendo leer estos catorce motivos para amar la serie, porque se tratan más en profundidad algunos los aspectos que he esbozado aquí y muchos otros relacionados con la creación de la serie. Seguro que un capítulo de ‘Hora de aventuras’ te alegra el día, te da ganas de mover el esqueleto y de salir por ahí a buscar aventuras con tu mejor amigo.

Imagen: Copyright Cartoon Network, vía Hora de aventura Wiki

2 opiniones en “‘Hora de aventuras’, hora del buen rollo”

  1. La versión en español de Latinoamérica (que es la que yo veo por cuestiones geográficas) es también bastante buena (como suelen serlo los doblajes de México). Muy especialmente el Rey Helado (nombre que le damos acá al Rey Hielo) y Jake (que podrán salírsele algunos mexicanismos de vez en cuando pero es buen rollo… chévere… buena nota… como le digan allá en España, ¿guay tal vez?)

  2. Es algo curioso, siempre a habido dos doblajes: Español Latino y Español España, cuando dices: “el Rey Hielo, Marceline, la Princesa Chicle, habitantes del Chuechelandia…”, pienso “caramba, pero de que está hablando, si yo conozco es a El Rey Helado, Marceline, La Dulce Princesa y los habitantes del Dulce Reino”.

    Alguien me dijo en una ocasión cuando le comentaba acerca de como le llamaban ‘Bubblegum’ en ambas traducciones: “Como siempre, el doblaje latino tratando de que suene bonito, mientras que el español (españa) que sea correcto”.

    No estoy seguro de que pensar acerca de cual es el mejor método a seguir, pero desde hace un tiempo prefiero ver las series en su idioma original, porque así es como sus creadores las crearon y así es como uno puede entender la esencia de la historia.

    Como nota, actualmente me encuentro viendo la serie “Inuyasha” y por razones (y convicciones personales) la estoy viendo en alemán y español latino, y he de decir que la traducción latina me ha dado en las pelotas, suelen añadir dialogos que no existían en el audio original (también tengo el audio en japones, y aunque no sepa japones si puedo distinguir cuando un personaje habla y cuando no) o cambian el significado de alguna frase, para que suene más ‘graciosa’.

    creo que he escrito suficiente, debería crear un blog y comentar sobre cosas como tu haces Adrián para que entre ‘anónimos’ comentemos, pero, ahhhh…, es más fácil dar lata en un comentario que pasar por el tortuoso proceso de crear un blog y pensar en que escribir (de forma continua y durante mucho tiempo) :D

    Gracias por tus entradas, es gratificante de vez en cuando leer reflexiones sobre cosas que uno conoce (o desconoce) escritas en un español simple y elegante. ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *