Deja en paz los números de Twitter

No me gusta dar consejos sobre Twitter. Cada persona lo usa de un modo diferente, y con esto de los seguidores y siguiendo hay quien prefiere tener el mismo número de cada uno, quien tiene una lista privada de VIPs o por temas, quien no sigue a nadie… Da lo mismo. Hay mil entradas en internet que te dan consejos sobre cómo usarlo, pero respecto a este tema hay algo que no recuerdo haber visto nunca y que, con el tiempo, me he dado cuenta de que es básico.

No hagas que tus seguidores se sientan un número.

Si tienes X seguidores, hablas sobre un tema controvertido y luego tienes X -20, no lo pregones. Si te sigue un número redondo de personas, no lo pregones. Si dejas de seguir a alguien o te dejan de seguir, no lo pregones. Lo más probable es que la gente no se acuerde de los numeritos de seguidos y siguiendo hasta que en su timeline ve a alguien que lo menciona.

Por supuesto, cada uno hará lo que considere oportuno. No quiero dármelas de entendido, sólo soy un usuario más o menos asiduo. Por mi experiencia, y soy el primero que he cometido muchas estupideces en esta red social, es mejor dejar que el contenido fluya, seguir o dejar de seguir sin preocupaciones, pero sin decir nada. Porque las intenciones pueden ser buenas, pero no se sabe quién hay al otro lado y cuál es su carácter. Más de una vez he leído sobre gente que deja de seguir a aquél que pregona que tiene mil seguidores, sólo por romper el numerito.

2 opiniones en “Deja en paz los números de Twitter”

  1. Éste es un error en el que yo mismo, sin darme cuenta, he caído muchas veces. Así que aunque sea algo simple o incluso obvio, este tipo de consejos o entradas me parecen muy necesarias.

    Esto además podríamos extrapolarlo a más cosas más allá de Twitter y los seguidores o seguidos. Otra cosa similar en la que he estado pensando desde hace un tiempo es que también tendemos a darle demasiada importancia a las estadísticas, visitas, descargas, comentarios, etc. Esto a veces puede convertirse en algo obsesivo, hasta el punto de pasar más tiempo revisando todos esos datos que aportando más y mejor contenido. Y si esos datos no son como esperamos nos hace desanimarnos para seguir aportando más cosas.

    Y este creo que es un error muy parecido al de hacer las cosas por dinero. Si creamos, compartimos o aportamos algo, se supone que deberíamos hacerlo por el mero hecho de compartir lo que nos da la gana. No por sacar beneficio económico de ello, pero tampoco por recibir reconocimiento, halagos, atención y todo eso. Aunque sean dos motivaciones muy distintas me estoy dando cuenta de que tienen mucho en común.

    Podría extenderme mucho más con este tema, pero aparte de ser algo no muy relacionado con tu entrada, tengo pensado escribir más a fondo sobre esto en una futura entrada.

    Un saludo ;)

  2. Como digo, sobre este tema no he leído nunca nada. Todas las entradas te recomiendan actitudes o modos, pero nada parecido a esto, por eso he visto conveniente publicarlo. Y lo que comentas del «vicio de los datos» es totalmente cierto: en muchas ocasiones nos obcecamos con las estadísticas, cómo conseguir más visitas, más descargas, etc. y nos olvidamos de que éstas llegan a partir de lo que creamos. Espero tu entrada al respecto, ¡muchas gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *