El desconocimiento sobre Facebook

facebook_iconHace tiempo apareció una foto de un cartel donde alguien se ofrecía a dar clases de Facebook. Es de suponer que el negocio no tuvo mucho éxito ya que el pensamiento general es que es muy fácil de usar, y así lo demostraron los comentarios en diferentes redes sociales. Sin embargo, yo creo que mucha gente no sabe configurar Facebook adecuadamente.

La configuración de la privacidad y las opciones a la hora de compartir han mejorado mucho en los últimos tiempos, implementando o bien ideas originales o bien tomadas de la competencia. Aunque siempre tenemos que tener en cuenta que Facebook es un Gran Hermano que todo lo puede ver (por algo subimos nuestros archivos y nuestros datos a sus servidores), configurar adecuadamente estos aspectos pueden darnos mayor tranquilidad en según qué aspectos.

He visto a mucha personas que por algún motivo tienen un lado público que quieren y necesitan separar del privado, y por no saber configurar la privacidad de su perfil han acabado abriendo una cuenta nueva, importunando a quien no debía o enseñando fotos accidentalmente a quien no tenía por qué verlas. Todo es a causa del mismo asunto, y simplemente manejando algunos aspectos podemos mejorar nuestra situación.

Los fundamentales se encuentran dentro de las opciones de configuración. El apartado Privacidad puedes configurar quién puede ver tus publicaciones, si quieres que tu perfil sea visible por motores de búsqueda como Google y quién puede encontrarte por tu correo electrónico. En el apartado Biografía y etiquetas puedes configurar quién puede ver lo que te publican en tu biografía, quién cuando te etiqueta y algún aspecto importante más. Por último, en Seguidores puedes activar esta útil opción.

Usa la terminología de Twitter y es que al activarla prácticamente es lo mismo. Tú puedes seguir a personas que te interesan (igual que cuando das Me gusta en una página) y otros pueden hacer lo propio contigo, con la ventaja de que sólo verán tus publicaciones públicas. Además puedes quitarte el remordimiento de ser descortés con alguien que te agregue como amigo y que tú no conozcas, ya que por defecto verá tus publicaciones públicas.

Otro punto importante son las listas de amigos. Facebook por defecto tiene tres niveles: Mejores amigos (verás todo lo que publican), Conocidos (verás poco sobre ellos) y Amigos, es decir, sin ninguna distinción. Pero puedes crear cuantas listas quieras, y configurar en cada publicación y foto qué listas quieres que las vean.

Por último, en tu biografía puedes configurar quién puede ver según qué datos. Puedes hacer algunos públicos u ocultarlos a ciertas listas de amigos. Incluso puedes hacer que ciertas fotografías no aparezcan en tu biografía: seguirás etiquetado, podrás verlas, pero no tus amigos (a no ser que comparta amistad con quien la subió, claro).

En definitiva, configurando Facebook adecuadamente podemos ahorrarnos muchos disgustos. Como todo en la tecnología, Facebook es una herramienta, y uno no se pone a dar martillazos sin saber dónde golpear: hay que aprender a usarla. Podemos tener un perfil personal, profesional y público todo en una misma cuenta, sin tener que hacer purga de amigos ni tener miedo de que Fulanito me vea con el vaso en la mano.

3 opiniones en “El desconocimiento sobre Facebook”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *